Análisis del regreso de Stranger Things

Stranger things sigue siendo Stranger things. Sigue haciendo de lo inverosímil y lo infantil un grandísimo entretenimiento al más puro estilo blockbuster de toda la vida. El pasado 4 de julio, día de la Independencia en Estados Unidos, se estrenó al completo la nueva temporada, que ya puedes ver en Netflix.

Esa identidad estética y narrativa que la hace tan genuina y tan reconocible es su sello. Seguimos estando en los años 80 norteamericanos con la misma energía, colorido y velocidad que en anteriores temporadas. Posiblemente, y salvo ciertas ponderaciones exageradas, es una de las ambientaciones y escenografías más llamativas y detallistas de los años 80 en TV.

Apelan continuamente a ese recuerdo mágico, experimental e innovador de una época que nunca deja de volver a nuestra memoria nostálgica. Pero lo hacen con un estilo muy coherente que homenajea constantemente sin ser demasiado petulante en referencias.

Al final se trata de hacernos creer que estás en esa época y no de hacernos creer que están recreando esa década.

Pese a que la simpleza de guión y de giros es latente, sin duda, la edición y el trepidante volumen de acción provocan que en ningún momento dejes de sentir esa microscópica tensión e inquietud que te arrastra como un ‘azotamentes’.

En ese hilo secuencial, cierran cada capítulo con un cliffhanger muy particular, y abren el siguiente con la misma emoción y acción. Entre medias, consiguen que recuperes la noción de la amistad, de la madurez, del amor, del valor, de la pasión, de la lealtad y del honor.

Lo de Millie Bobby brown (Once) es un capítulo aparte. Es un espectáculo ver actuar a esta niña. Si sigue esa proyección me aventuro a vaticinar que se convertirá en una de las mejores actrices de la década de 2020.

Stranger Things

No obstante, el factor de principal atractivo y desarrollo de Stranger Things es su coralidad. Un multi protagonismo ecléctico que colma de carisma y dinamismo la trama. Esos jóvenes cabroncetes frikis son cojonudamente graciosos.

Esta serie no sería la misma sin alguno de sus actores, todos y a cada uno de ellos es infalible e imprescindible. La que para algunos fue una serie para reencontrarse con su público, en el caso de Winona Ryder o David Harbour, para otros muchos va a suponer el despegue absoluto de su carrera.

Esta tercera temporada de Stranger Things no dejará insatisfechos a los seguidores de la serie, y puede que genere nuevos adeptos en aquellos que no se habían probado aún, pese a que sería una cosa extraña no empezar desde la primera. Pero ojo, cuidado porque esta vez los rusos llegan al microcosmos del pueblo de Hawkins…

Puedes leer todos mis artículos en este enlace: Artículos Víctor Mirete.

Tráiler temporada 3 de Stranger Things

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here