Análisis de Heridas abiertas de HBO

Hoy analizamos en profundidad y sin spoilers (salvo el final) una de las series más destacadas de 2018: Heridas abiertas (Sharp Objects) de HBO.

Sharp Objects es una miniserie de 8 episodios autoconclusiva por la que HBO ha apostado muy fuerte. Lejos de los deslumbramientos más mediáticos se ha colado como una de las mejores series de los últimos años. Y lo ha hecho al estilo originario de HBO, pues Heridas abiertas no es una serie pensada para el mainstream, sino para un selecto grupo de consumidores que saben paladear las mieles de una gran serie.

HBO fue la precursora de la actual tercera edad de oro de las series, y lo hizo con series que no estaban pensadas para el gran público como sí es el caso de Juego de tronos o Westworld, sino con series diferentes, personales. La primera de todas fue Los Soprano, y luego llegaron muchas otras como The Wire, Deadwood, Carnivale, Oz y otras muchas. Esto le valió el éxito mundial a través de la explotación de un nicho de mercado basado en la búsqueda de la calidad, sin importar tanto las grandes cifras de audiencia.

HBO vuelve a las andadas con una serie de autor, tan impecable como imprescindible. Tras el proyecto la dirección de Jean-Marc Vallée, director de películas de culto como Café di Flore o C.R.A.Z.Y. y la oscarizada (en el apartado actoral al menos) Dallas Buyer Club.

Así pues tenemos una serie de un ritmo sosegado que encaja a la perfección con la historia que nos está contando.

Sinopsis de Herias Abiertas

Camille Preaker es una periodista que vive en la gran ciudad, y que es enviada a su pueblo natal para investigar la desaparición de dos niñas, lo que parece que puede ser obra de un asesino en serie. Ya de paso, el periódico para el que trabaja quiere realizar un retrato social de un pueblo de la américa profunda, que parece querer seguir anclado en los años cincuenta. Así pues, estamos ante una especie de domestic noir en el que la perodista investigará el caso hasta encontrar al asesino de niñas. Al mismo tiempo, vamos descubriendo a base de unos fogonazos en forma de maravillosos flashbacks, la historia de Camille y su tormentosa infancia en aquel pueblo que se traga los sueños de cualquiera.

El que esté buscando la enésima serie policiaca está equivocado, pues la serie es más bien un profundo análisis de la psique de la protagonista, de la que vamos conociendo que perdió a su hermana cuando era tan solo una niña, su posterior ingreso en un psiquiátrico, su alcoholismo desatado y su tormentosa relación con su madre Adora, una mujer posesiva que ejerce un poder sobre su familia y sobre el resto del pueblo, ya que se convierte en una especie de cacique autoritaria.

Estos traumas llevan a Camille a unos dramáticos episodios de autolesiones por todo su cuerpo, de ahí el nomre de «sharp objects» (algo así como objetos punzantes) que en España se ha traducido por heridas abiertas, que funciona igualmente bien pero del que no teníamos necesidad de adaptar.

Heridas abiertas adapta de forma fiel la novela homónima de la escritora Gillian Flynn que cuenta sus tres novelas por éxitos. La llamada de Kill Club es quizás la menos conocida, pero Perdida (Gone) saltó a la fama por la adaptación en cine que el director David Fincher (Seven, El club de la lucha, Mindhunters) hizo junto con Ben Affleck.

Puedes saber más de la novela, pulsa en este enlace de mi blog literario: Reseña de Heridas Abiertas.

Desde luego, lo más interesante de la serie es ver ese choque frontal de la periodista Camille acostumbrada a la vida en la ciudad con la tradición más sureña del pueblo y el poder que su madre quiere volver a ejercer sobre ella.

Heridas abiertas actrices de la serie

Motivos para ver la serie Heridas Abiertas

Os aconsejo que veais los primeros episodios de la serie, para que podais juzgar si la serie se adapta a vuestros gustos. Heridas abiertas se degusta poco a poco, con un ritmo muy pausado, en el que parece que nunca pasa nada (al igual que en el pueblo) pero que poco a poco y casi sin darnos cuenta, nos veremos enfrascados en una atmósfera densa que se vuelve casi irrespirable.

Lo mejor sin duda, los flashbacks que la protagonista va teniendo conforme va descubriendo cosas del pueblo actual, que la retrotraen a los traumas de su infancia, presentados en forma de fogonazos muy rápidos que se intercalan con la historia actual.

El otro punto fuerte, a parte de la ya mencionada dirección genial, la actuación de todo el reparto. Encabezado por Amy Adams (La llegada, Man of Steel) que desarolla un personaje complejo, el de la periodista Camille, con un registro que le valdría un Oscar en el cine. Mención especial para su continuo estado de alcoholismo y drogas que parece completamente verosímil.

Desde luego, el papel de Adora (la madre posesiva) es también muy destacable, interpretado por Patricia Clarkson (Dogville, y ahora en la última temporada de House of cards) que construye un personaje mezquino y deleznable, al que dan ganas de abofetear cada vez que aparece en escena. A parte de los policías, otros miembros de la comnidad y el detective que viene de fuera para investigar el caso y con el sentimos identificados como forasteros que vamos descubriendo el pueblo dejado de la mano de Dios, cabe destacar a la hermanastra de Camille, Amma, que está reviviendo los traumas de adolescencia de Camille y que se ha convertido en una chica rebelde y problemática, interpretada por una desconocida como Eliza Scanlen. Un papel complejo que seguro le abrirá muchas puertas.

También tenemos a la actriz Sophia Lillis, a la que hemos visto en el reciente remake de It y que interpreta a la joven Camille durante esos fogonazos maravillosos que nos van descubriendo el pasado de Camille.

Heridas abiertas Amma en la piscina

Explicación del final de Heridas Abiertas

Spoilers a partir de aquí:

Sin duda, lo que hace que la serie sea recordada como una auténtica joya, es el final, concretamente la escena de desenlace en la que Camille descubre que en la casa de muñecas que su hermana Amma está construyendo, hay escondidos dientes de personas, que sirven para recrear el suelo de marfil de la casa real, esa habitación en la que la madre tiranizaba a sus hijas.

La frase final que nos lleva a fundido en negro, nos ha marcado a todos los que hemos visto la serie, y será recordada por mucho tiempo. Amma: «Don´t tell Mama» (no se lo digas a mamá).

Amma: «Don´t tell Mama» (no se lo digas a mamá).

Un final abierto que se distancia en cierto modo del final del libro, en el que en forma de epílogo sí que se explica en profundidad y de forma detallada.

Según el libro, la madre Adora es la responsable de la muerte de la hermana de Camille, como vemos en la serie, la mata a través de ese veneno que le va suministrando poco a poco y que provoca que la niña esté siempre enferma, para que de este modo, la madre pueda estar cuidándola siempre (Síndrome de Munchausen). Pero Adora, no es la asesina de las niñas desaparecidas aunque es arrestada y juzgada por ello.

Como intuimos en la excelente escena final, es la hermanastra Amma la responsable del asesinato de las dos niñas del pueblo y de una nueva víctima, su nueva amiga negra con la que convive en la gran ciudad, cuando se muda con Camille.

Por lo que se cuenta en el libro, y se deja entrever en la serie, Amma se pone celosa de ver que Camille y esta vecina se llevan muy bien, y piensa que se puede interponer en su relación de hermanas. Por eso desaparece también misteriosamente, es decir, por eso la asesina. De hecho en el libro, Camille y Amma no se llevan tan bien en su nueva vida en la ciudad. Incluso se cuenta, que con el pelo afro de la vecina, Amma construye una alfombra para su abominable casa de muñecas.

En la novela descubrimos que Amma acaba encerrada en prisión por los asesinatos de la niñas, que la obligan a raparse al cero la cabeza y ella misma reconoce que le apasiona la violencia y el crimen, que disfruta con ellos y que asesina por el simple placer de poder hacerlo.

Solo hay una pista en la serie, que nos sugiere que Amma es realmente la asesina de niñas, y lo vemos al final de los títulos de crédito del último episodio (muy al estilo de las pelis de Marvel) en el que vemos en unos breves fotogramas como Amma asesina junto con sus amigas patinadoras a las niñas del pueblo que se estaban convirtiendo en las más populares de la zona.

Tráiler subtitulado Heridas abiertas

12 Comentarios

    • Eeey cuánto tiempo sin leerte por aquí! 🙂 Desde luego, una de las mejores series del año, del mismo director de Little Big Lies.

  1. Sin duda es una buena producción, sobre todo porque destacan las actuaciones de las mujeres. Pero se torna repetitiva y moroso sin aportar al suspenso o a la historia y algo aburre. El clima está creado, aunque algo exagerado y hasta no justificado debidamente en el trazo fino. Los flash backs también tienen el mismo problema. Pero sobre todo los dos últimos capítulos la construcción de la resolución es muy pobre y muy cargada en cuanto a la perversión de la madre, no porque no lo sea, sino en cuanto a la representación. Pasa a ser caricaturesco y termina reduciendo la crueldad. El decurso del personaje de Amma, es el relato más pobre. Una cosa es un final que sorprenda y parezca inesperado pero donde luego al espectador todas las piezas le terminan encajando y otra es sacar de la galera un final cuando no hubo elementos que dieran señales. los roles de los policías y los investigadores pobrísimos en la forma de mostrarlos, anodinos. No quiere decir que fueran ineptos sino que no hay pericia para mostrarlos como tales. resultado con final fallido. Una lástima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here