Análisis de la serie The Good Place de Netflix

The Good Place (el Sitio Bueno) es una delirante comedia de fantasía que trata sobre la vida después de la muerte, creada por la NBC y distribuida en España por Netflix. Partiendo de la base de que todas las religiones se han equivocado sobre el Más Allá, plantea un universo maniqueísta en donde, basándose en un sistema objetivos de puntos, unos muy pocos elegidos van a parar a un paraíso utópico, mientras que la inmensa mayoría van a sufrir una tortura eterna.

La historia comienza cuando Eleanor Shellstrop (interpretada Kristen Bell, conocida por ser Veronica Mars, o la voz de Anna en Frozen), muere y va a la antesala del Cielo. Allí conoce a Michael (Ted Danson, el barman de Cheers), una criatura eterna con poderes cuasi divinos, que ejerce el rol de funcionario en este orden cósmico. Allí, Michael informa a Eleanor de que, por sus muchos méritos en misiones humanitarias, ayudando a los desfavorecidos y participando en numerosas causas benéficas, ha ganado un puesto en The Good Place.

Esto no sería un problema si no fuera porque Eleanor no es la persona que Michael piensa y ha sido asignada al Cielo por error. Tampoco es que Eleanor fuera un monstruo, una genocida o una psicópata: más bien es una persona normal tirando a egoísta. Pero eso no importa: la única alternativa al cielo es un terrible infierno en donde osos de dos cabezas disparan abejas que te pican y te muerden a la vez, por lo que Eleanor estará dispuesta a hacer lo que haga falta para que sus 300 compañeros de “barrio” (distritos en los que se divide el Cielo en The Good Place) no se den cuenta de que es una farsante.

Con la ayuda de Janet (D’Arcy Carden), una especie de robot-ángel diseñado para cumplir todos los deseos de los habitantes del “Barrio”; Tahani (Jameela Jamil), una filántropa inglesa de la Alta Sociedad; Chidi (Willian Jackson Harper), un profesor de filosofía; y Jianju (Manny Jacinto), un monje budista, Eleanor tendrá que aprender cómo ser buena persona para que el universo de bolsillo en el que viven, el cual debería ser una utopía, no sufra desgarros en la realidad ni acabe colapsándose sobre sí mismo.

Si te gustan las series diferentes, no te pierdas: The Booth at the end.

Qué tiene de bueno The Good Place.

Esta serie, alabada por la crítica desde el piloto hasta el reciente fin de la segunda temporada, es uno de los proyectos más originales que se han realizado en los últimos años. Partiendo de lo complicado que es meterse en temas de religión o metafísica, The Good Place entra de lleno en resolver, de la forma más absurda, divertida y sin complejos posible, algunas de las principales preguntas que se hace el ser humano, como: ¿quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? ¿Existe el relativismo moral? Prepárate para llevarte unas respuestas tan originales como desternillantes.

El otro gran punto de la serie es la magnífica interpretación de todos los actores: nos encontramos ante uno de esos raros casos en los que ninguno de los personajes patina. Todos están geniales, divertidos, inmensos y (quizás lo más difícil) creíbles en esta disparatada comedia sobre la vida después de la muerte. Para ello el creador, Michael Schur (responsable de grandes comedias como The Office, Parks and Recreations, o Saturday Night Live) combina una serie de actores de comedia de reconocido prestigio, con algunas caras menos conocidas. Si eres de los que disfruta de una buena interpretación, más que de grandes efectos especiales o coloridas fotografías, esta serie es obligatoria para ti.

Por último, cabe destacar otro gran fuerte, que no podría explicarte sin hacer grandes spoilers. Digamos que los giros de guión son habituales, sorpresivos, y de una calidad excepcional, haciendo que la serie no se haga monótona ni aburrida, sino que tiene un ritmo trepidante raro en las comedias. ¿Te atrapó la evolución de El Club de la Lucha? ¿Te gustan las películas de Edgar Wright, que empiezan como una comedia costumbrista inglesa, y de repente, hay un apocalipsis zombi o una invasión alienígena? Si te pone que te tomen el pelo de forma elegante,  y que te sorprendan, ahora sí que no te puedes perderte The Good Place.

Confirmada tercera temporada de The Good Place

Después de una primera temporada de The Good Place cuyos índices de audiencia se desinflaron un poco, y nos hizo temer a los fans una posible cancelación prematura, el share volvió a dispararse durante la segunda temporada, sin duda, debido al buen sabor de boca que dejó el final de la primera.

La segunda temporada, igualmente magistral y con un final casi tan sorpresivo, también nos ha dejado con ganas de más, y ahora que se ha confirmado una tercera, los que estamos enganchados a The Good Place la esperamos como agua de mayo.

Si no has llegado a ver la serie, te la recomiendo, sobre todo, si te gustan las comedias inteligentes y las buenas interpretaciones. Si empezaste a verla y la dejaste a medias, deberías retomarla, especialmente, si no llegaste a terminar la primera temporada.

Tráiler de The Good Place

2 Comentarios

    • Yo te recomendaría que le dieras otra oportunidad; el primer capítulo parece que va a ser más de lo mismo que la primera temporada, pero es solo otro espejismo con el que juegan los creadores de la serie; ve un par de capítulos más y ya verás como merece la pena 🙂

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here