Crítica de la temporada 3 de Narcos

1
loading...

Análisis temporada 3 de Narcos

Muchos fuimos los que pensamos que Narcos difícilmente sobreviviría a la muerte de Pablo Escobar al final de la segunda temporada. Que ya no iba a ser lo mismo tras la pérdida de la razón de ser de la serie: la caza del Patrón. Que con el fin del imperio de la droga de Escobar el show se resentiría y que quizás naufragaría… Pero nos equivocamos, vaya que si nos equivocamos.

Es cierto que se siente la pérdida de un personaje tan mayúsculo y que ya forma parte de la historia de Netflix por los siglos de los siglos, no voy a negar que se echa de menos (sobre todo al principio) la imponente presencia de ese gran y carismático personaje interpretado magistralmente por el brasileño Wagner Moura, así como también se echa en falta al bueno de Steve Murphy (al que dio vida Boyd Holbroock). Sus ausencias son grandes pero Narcos lo es más aún, el crimen no cesa, la coca no desaparece, el negocio se expande, el mal sigue presente.

Son nuevos tiempos, el monstruo ha sido derrocado, pero otro aún más grande se ha levantado: el cártel de Cali. El hueco dejado por el capo de Medellín es rápidamente ocupado por otros cuatro narcotraficantes con métodos diferentes respecto a Escobar, pero que no dudan en recurrir a la sangre cuando la cosa se va de madre. Ya sabéis, plata o plomo, esto va a seguir igual.

Al frente del cártel tenemos a los hermanos Gilberto y Miguel Rodríguez (Damián Alcázar y Francisco Denis), cuyos principales hombres de confianza son los brutales Pacho Herrera (interpretado por el argentino Alberto Ammann) y Chepe Santacruz (Pepe Rapazote), encargados éstos últimos de expandir el negocio por México y EE.UU., respectivamente. En el lado de la ley crece el protagonismo del agente de la DEA Javier Peña (Pedro Pascal, Juego de tronos), ésta vez sin la compañía de Murphy pero con otros aliados como los jóvenes agentes Feistl y Van Ness.

De las nuevas incorporaciones (entre los que encontramos a “nuestros” Javier Cámara, Miguel Ángel Silvestre o Tristan Ulloa) destaca el sueco (de padres españoles) Matías Varela, quien interpreta a Salcedo, uno de los personajes más interesantes de la temporada.

Narcos sigue siendo un show potente y adictivo, extremadamente violento, con múltiples y exóticas localizaciones. Muchos son también los temas que continúa tratando, dando una visión muy completa de lo podrida que puede llegar a estar una sociedad, desde los más altos cargos a los delincuentes de poca monta. La ambición y el poder, la codicia, lealtad versus traición, corrupción… y prácticamente todo lo que tenga que ver con la satisfacción de los instintos más bajos queda reflejado con una verosimilitud que asusta. El submundo del crimen en todo su esplendor. Más y más malparidos hijueputas, como diría el bestial Escobar.

Esta nueva temporada de la serie de Netflix se siente aún más coral que las anteriores, ya no hay un único objetivo ni un único personaje que centre la trama, la atención se dispersa y las posibilidades aumentan. El reparto en general está estupendo, todos personajes muy duros y con varias capas, con gran recorrido dramático entre los que es difícil destacar a uno sobre el resto. Pascal, Amman, Varela, Rapazote, Cámara… hacen suyos a sus brutales personajes.

En Narcos cualquier cosa es posible, hasta lo más inaudito puede suceder (y de hecho, sucedió, no hay que olvidar que buena parte de la historia está basada en hechos reales acaecidos en la Colombia de los años noventa), las sorpresas y los giros, los engaños y las alianzas inesperadas están a la orden del día.

Gran ritmo, tensión y acción creciente, estupenda dosificación de una trama de impacto que crece junto a unos personajes interesantes y muy bien construidos. Narcos está de vuelta, y lo hace en todo su esplendor, sobreponiéndose, y de qué manera, a la pérdida de su personaje principal. En definitiva, una temporada bien verraca.

Discussion1 comentario

  1. No vi la serie sobre GAVIRIA! ni me interesó, basta decir que no me gustan las actuaciones, de argentinos, ni en cine,menos en teatro, ni del resto de am´ñerica latina! LOS GIROS DEL IDIOMA CAPULLO, DUBALDORES,ETC.ME JODEN pues no se de que va la cosa….y es mas NO LES ENTIENDO,NI UNA PALABRA,HABLAN PARA ADENTRO, SUSURRAN! y le quitan validez, -por lo menos- al PERSONAJE! he buscado esta NARCOS y no salta por ningún lado, o sea…no importa,
    EL JUEGO DE LOS TRONOS QUE quiere dec ir, demostrar, acotar…de nuevo NADA, solo que no son juegos en la REALIDAD!
    un abrazo amigos, bien por ustedes! GRACIAS
    lidia gaviña

Leave A Reply