Explicación del final de The Leftovers

4

Análisis y crítica de la serie The Leftovers

En una era, la de la tercera edad de oro de las series de televisión, en la que parece que sólo se habla de las series de Netflix que ahora mucha gente está conociendo, y de los dragones de Juego de Tronos, se ha colado casi sin hacer ruido, la que posiblemente sea la mejor serie de los últimos años. Estamos hablando, como no podía ser menos de The Leftovers, una serie de autor, exquisita y emotiva, con el inigualable sello de HBO.

Quizá en este prestigioso club de buenas series se encuentren otras series como Fargo, Mr. Robot o The Night of. Las demás están muy lejos en cuánto a calidad, son buenas sí, pero les falta ese elemento que sólo las más grandes series de la historia tienen, ese casi que diferencia unas series de otras.

Sin duda es un momento triste, porque ha terminado la tercera temporada de The Leftovers, la que será la última y que ha puesto un broche de oro a una serie sensacional, que ha mezclado a la perfección los elementos más intimistas del cine independiente con alta dosis de suspense a través de su premisa de ciencia ficción: de repente el 2% de la población mundial desaparece sin dejar rastro, dejando atrás a un 98% de personas rotas y perdidas, desgarradas por la pérdida de algún ser querido.

final de the leftovers

Damon Lindelof y Perdidos

La serie, tiene como showrunner a Damon Lindelof, amado y odiado a partes iguales por su incursión en el cine (Prometheus) y por ser el principal desarrollador del argumento y guión de Perdidos. Todavía son muchos los que critican el final de Perdidos, y Lindelof, ha optado por tomárselo a broma.

Desde luego The Leftovers no es Perdidos, es cierto que el final de Perdidos dejó muchas puertas abiertas y preguntas sin respuesta, pero en el caso de The Leftovers, el espectador firmó desde los primeros episodios, un contrato vinculante en el que dejaba claro que lo único que tenía que esperar de la serie es profundizar en la soledad y perdida de un pequeño puñado de personajes inolvidables, todo lo demás no importa.

The Leftovers es un acto de fe, una historia de segundas oportunidades, de miedo, soledad, de sentimientos y por encima de todo de amor. Y todos esos elementos sí que quedan bien definidos, perfilados y cerrados con el final de The Leftovers. Es cierto que algunas cosas quedan un poco en el aire, así que tendrá que ser el espectador el que rellene dichos huecos o elipsis, o mejor dicho, tendrá que traspasarlos a un segundo plano, porque lo que realmente importa, la historia de amor de Kevin y Nora queda concluida de una manera magistral.

Es una serie que reflexiona de manera elegante sobre temas tan universales e importantes como la fe, la religión, el amor o la familia.

Damon Lindelof: “Creo que el espectáculo es realmente sobre el sufrimiento de muchas maneras. Pero en el final, fue muy importante para nosotros demostrar que hay gracia al final del sufrimiento y que se encuentran con que hay felicidad a través de uno al otro”.

Compra con un 15% de descuento con el código MANIAC12 en la tienda de camisetas LaTostadoracamisetas chico the leftovers

La secuencia final de la serie The Leftovers, de casi diez minutos, en una especie de plano secuencia que escruta los rostros de Kevin y Nora, es sencillamente magistral, y permite cerrar las bocas de los detractores de Lindelof, que sin hacer ruido, nos ofrece un desenlace maravilloso, emotivo y que conmueve a cualquiera. Una belleza explícita a través del relato conmovedor y a la vez desgarrador de Nora, un personaje que va ganando protagonismo desde el inicio de la serie, casi más que el del propio Kevin, y que coloca a Carrie Coon como una de las grandes actrices del momento (ahora en antena como protagonista de la tercera temporada de Fargo, interpretando a la sheriff Gloria).

Para los que solo ven The Leftovers como una cinta ci-fi, también tienen su dosis de tranquilidad, pues el relato de Nora nos cuenta la verdadera historia de la desaparición de la población, no de una forma explícita y didáctica, sino a través de ese relato que nos mantiene pegados al sofá sorprendiéndonos a nosotros mismos con la boca abierta. Como digo, The Leftovers, es un acto de fé, o entras en el juego o estás muerto. Es un salto al vacío emocional del alma.

De este modo, las teorías que al igual que sucedió con Perdidos, inundaron la red de cotilleos y explicaciones fan, quedaron totalmente enterradas, claro está, si crees a pie juntillas la disertación que nos hace Nora y que no tiene por qué ser mentira. Según ella, la máquina que construyen los científicos funciona y permite viajar hacia una realidad paralela en la que se encuentra ese 2% de la población.

Así que nada de buscar una explicación religiosa, los desaparecidos no van a parar a un purgatorio, ni están muertos ni son ángeles ni llegan al cielo, sino todo lo contrario, van a parar a una dimensión secundaria en la que imaginamos un planeta tierra desolado, en el que sólo sobrevive el 2% de la población, a mi entender, más que un cielo, un auténtico infierno. Son esos otros “leftovers” (sobras o restos según la traducción inglesa) que al igual que nuestros protagonistas deberán luchar por encontrar la felicidad, y sobrepasar un duelo por haber perdido a sus seres queridos.

the leftovers grito agua

Escena Final de The Leftovers

Es desgarrador como Nora cuenta a Kevin, que tras luchar durante años por conseguir reencontrarse con sus hijos, finalmente decide tomar la decisión de abandonarlos, pues ella ya no encaja en esa realidad paralela, es sin duda, Nora encuentra sin duda, la más absoluta de las soledades, se siente aislada y arrancada de una nueva realidad que no comprende. Por eso, el reencuentro con Kevin, lo hace más emocionante y bonito a ojos del espectador. Kevin y Nora, Nora y Kevin, dos almas gemelas perdidas en un mundo que les ha dado la espalda demasiadas veces como para poder llevar la cuenta.

Damon Lindelof: “El final es una simple “historia de amor” entre Kevin Garvey y Nora Durst, sin fuegos artificiales. Damon Lindelof explica el emotivo y “simple” final de The Leftovers. No sé si quiero decir que toda la serie es sobre Kevin y Nora. Creo que más bien trata sobre la familia y la pérdida de la misma. Pero también está presente la idea de que si pierdes a tu familia anterior, ¿Puedes volver a encontrar una nueva? ¿Puedes amar a alguien después de perder a tu amor?” (Fuente: Cultura Ocio)

El resto de personajes que componen un elenco impresionante también ven cerradas sus respectivas tramas a lo largo de esta tercera temporada que sirve para ir encajando las piezas de forma exquisita. Matt, el sacerdote, muere como era previsible a causa de su enfermedad. Los hijos de Kevin parecen que encuentran poco a poco su lugar en el mundo, al igual que Laurie (la exmujer) o el padre de Kevin.

jill the lefovers

Max Richter y la banda sonora de The Leftovers

Y como siempre, The Leftovers no se entendería sin uno de sus personajes principales, la banda sonora del maestro Max Richter, que crea la atmósfera necesaria para que el espectador se sumerja en una atmósfera única, que tardaremos muchos años en volver a ver, no parece que haya ninguna serie capaz de recoger el testigo dejado por la serie. La banda sonora acompaña a los personajes en ese viaje interior que observamos durante los episodios, en esa búsqueda de la felicidad y por qué no, de la redención.

Cada temporada identificada con unas melodías diferentes, quizá por poner alguna pega, el hecho de que en esta tercera temporada no se haya compuesto ninguna nueva, como la mítica canción de la primera temporada que sirve de leitmotiv a la narración, o la espectacular versión a piano de la canción de los Pixies, que vimos en la segunda.

Pero desde luego, la música siempre presente, un elemento fundamental para entender el ideario creativo de The Leftovers. Como reza la canción de cabecera “Let the mistery be”.

No te pierdas nuestro artículo sobre: Banda sonora de The Leftovers.

Explicación del final de The Leftovers

La tercera temporada, que además ha sido realmente grabada en escenarios de ese enigmático país que es Australia, del que me declaro un ferviente admirador, cierra el círculo narrativo de una serie inolvidable, concluyendo las tramas que comenzaron con el primer episodio de la temporada (3×01 The Book of Kevin) y que se cierran con el 3×08 The Book of Nora.

Dos episodios menos les han hecho falta para cerrar una historia que tenían clara desde el principio de la serie, y sobre todo con el desarrollo de la segunda temporada, la primera que ya se aleja de la adaptación de la novela homónima de Tom Perrotta (también guionista y productor de la serie). Según afirma el propio Lindelof, en entrevistas recientes, se reunieron durante dos semanas para fijar las líneas maestras de lo que sería el final y decidieron que tres temporadas eran suficientes para concluir una serie que no necesita de estiramientos elásticos en favor de los rating de audiencia.

El contrato tácito que firmamos los espectadores no se materializa con un cheque de goma, al servicio de las audiencias o las exigencias de una productora, estamos ante HBO, otra forma de hacer televisión, una cadena que desde que conoció la noticia de que la tercera temporada sería la última, respetó los deseos de los creadores de la serie.

¿Y qué pasa con Kevin? ¿Es Dios? ¿Es el nuevo Mesías? ¿Qué es ese otro mundo que visita cuando muere? Desde luego este tipo de cosas no quedan claras, pero es que no hace falta buscarles explicación, como decíamos al principio, es un acto de fe que el espectador debe aceptar como válido al comenzar a ver la serie. Al igual que no hay una explicación para que el 2% de la población desaparezca, pero el hecho es que desaparece, si te lo crees, si entras en el juego, disfrutarás de The Leftovers, si no te lo crees, esta no es tu serie.

Damon Lindelof: “No tendría mucho sentido que el espectador se cuestionase que los personajes hubieran estado muertos todo este tiempo. “Sería muy masoquista hacer eso en ‘The Leftovers”.

final de the leftovers

Según explica Lindelof, todo lo que ocurre en la serie es real, no hay que buscar teorías conspiranoicas. Sí el 2% de la población desaparece y va a parar a una dimensión alternativa. Sí Kevin puede morir y resucitar, y cuando muere se pone en contacto con otras almas que conviven en una tercera dimensión. Sí, cuando Kevin en su última incursión en ese mundo de los muertos inicia una especie de guerra atómica, pierde su poder para volver a resucitar y de hecho, se convierte en un ser tan humano como otro cualquiera, que incluso sufre de un ataque al corazón.

the leftovers misiles final

Y por supuesto, no, los protagonistas no están muertos ni nada por el estilo, simplemente se reúnen con el paso del tiempo (unos 15 años) para poner en orden sus vidas y sobre todo, para pasar página definitivamente al desgarro interior, a partir de ahora, los fantasmas que aguardaban acechantes bajo su cama, tendrán que buscar otras almas que atormentar, porque sí, el amor vence y siempre encuentra de nuevo su sitio, incluso en las situaciones más complicadas, incluso para dos personajes tan “perdidos” como Kevin y Nora.

final de the leftovers

Community Manager y Responsable en Marketing online. Licienciado en "Administración y Dirección de empresas" y en "Publicidad y RRPP" por la Universidad de Murcia. Máster sobre Marketing online en la Escuela Europea de Negocios. Apasionado del marketing, puedes seguirme en los blogs que administro. Sobre series de tv (SerieManiac.com) y fotografía (Atravesdemiespejo.com). Aficionado a la fotografía, las series de televisión extranjeras y al cine. Actualmente inmerso en una novela que estoy escribiendo. He disfrutado viviendo un tiempo en países como Australia, Irlanda, Inglaterra o Dinamarca.

Discussion4 comentarios

  1. Excelente artículo, Cris. The Leftovers es por méritos propios una de las mejores series del siglo XXI, un torrente de emociones que atrapa gracias a unos guiones perfectos y unos actores en estado de gracia constante.
    El final ha dado todo lo que se podía esperar y más, ha sido emotivo, duro, bonito, sorprendente. Yo quiero creer, así que me trago enterita la historia de la inmensa Nora. Y qué decir de Kevin, visitando Australia cada año durante quizás dos décadas para reencontrarse con su gran amor. Me dejó roto y a la vez feliz.
    Mi enhorabuena a Lindelof y a todo el equipo. Una serie inigualable e inolvidable.

  2. Hola Cris! Acabo de terminar el último capítulo, imagínate!
    Me ha encantado tu artículo, veo que he entendido la serie (menos mal!), ha habido ratos en lo que no te enteras de nada, pero como bien dices, es un acto de fe.
    Si algo nos enseñó Lost, fue a disfrutar sin esperar respuestas, hasta entonces eso no pasaba. Si adoraste Lost, ya sabías como había que ver Leftovers.
    Me queda una duda que me reconcome, qué explicación le das a la familia amish aquella que se subía a un tejado por las noches? No sé dónde encajarlo, cualquier cosa que te inventes me vale para descansar.
    Gracias!

    • Muchas gracias Tacirupeca, me alegra mucho que coincidas conmigo….respecto a las escenas de los amish…..jaja me pillas en fuera de juego, pero creo que es una especie de flashback sobre el estilo de vida que se hacía en ese pueblo australiano, antes de que llegaran Nora y Kevin, una especie de puesta en escena para que veas que la zona tiene algo de mágico, y que ya se trabajaba con palomas como medio para enviar mensajes…. ¿te vale? jajjaja Espero que puedas descansar, ya sabes, lo importante es el viaje 😉

Leave A Reply