Crítica de la serie Black Mirror

Nos deberíamos replantear el futuro que nos espera, o lo poco que nos queda de humanidad se acabará por autodestruir. Nos están arrebatando la capacidad para decidir, para pensar, para sentir. Somos presa de nuestra propia voracidad y esclavos de la materia inexistente: El éxito, la mediaticidad, la inmediatez, la popularidad, la novedad, la tecnología… Y no nos damos cuenta que en el fondo somos animales “carnívoros”, perversos, rastreros, morbosos, que tan solo anhelamos aquello que no poseemos, aquello que tienen otros, aquello que causa espanto y aberración. Nos hemos ido convirtiendo poco a poco en avatares, en títeres y diablos de nosotros mismos. Un trágico desenlace de nuestra incuestionable capacidad para ir más allá, para no conformarnos con ser felices con lo que tenemos a mano, con lo que en esencia otorga la vida. Hemos traicionado a la naturaleza y a la propia humanidad arrebatándole eso mismo. Somos retorcidos, somos manipulables, somos dependientes, somos viles y despreciables si dejamos que esto ocurra. Y mucho me temo que lo vamos a dejar. Mucho me temo que mis descendientes serán quienes tengan que acarrear las consecuencias de este desastre mundial que traerá consigo el desmesurado avance tecnológico y la mortal epidemia de redes sociales. Nuestras vidas han desaparecido. No vamos a estar a la altura de nuestro avance. Nos va a controlar y nos va a convertir en antihumanos.

¿Estoy siendo exagerado o algo ambiguo? Pues deberíais ver la serie de TV “Black Mirror” (Charlie Brooker) y se os quedará la misma cara de imbéciles que a mí. Se os empequeñecerá el corazón y se os partirá el alma. He visto tan solo los tres primeros capítulos, y me bastan para saber que están totalmente en lo cierto en lo que plantean y como lo plantean.

Puedes leer otros artículos anteriores en este enlace: Artículos sobre Black Mirror.

Me da igual si está mejor rodada o peor, si los actores son mejores o peores, si la trama es más limpia o menos, si se dejan cabos sueltos o no. Me da igual todo eso, porque el mensaje está tan claro y tan bien definido y expresado que te destroza. La situación metaforizada y la escena utilizada para recrear ese mensaje son apabullantes. Y a mí, me ha causado ira, una terrible ira. Solo se me ocurre una osa, y ya he tomado mi decisión para el resto de lo que me queda en este mundo. Yo no seguiré aquí cuando eso ocurra. Yo no voy a participar de esa debacle. Y podéis pensar lo que queráis, porque me importa una mierda lo que piensen de mí, me importa un carajo lo que genere este artículo y lo que se expanda o no. Sentir no es esperar a ver las reacciones de los demás, pensar no es imitar a los demás, decidir no es mirar un espejo negro y sentirse libre; y porque tener éxito no es consecuencia de lo que los demás opinen de ti. Y mucho me temo que si no os dais cuenta, vais a acabar en un foso infernal.

Black Mirror” es nuestro espejo y está muy negro.

black mirror episodio 1x03

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.