Análisis Unbreakable Kimmy Schmidt

0
loading...

La segunda temporada de Unbreakable Kimmy Schmidt ha superado con creces a la primera temporada añadiendo trasfondo, sentimientos y algo de cordura (pero no mucha) a nuestros personajes del barrio de Nueva York.
La serie de Netflix es divertida, ingeniosa y absurda. Esta segunda entrega ha entrado en una crítica directa de la sociedad a través del personaje de Lilian con un humor amargo que ha encajado perfectamente en el sinsentido de la serie.
Además la incorporación de Tina Fey como psicóloga alcohólica de Kimmy ha sido una de las mejores decisiones que se podían tomar.
Y, desde mi punto de vista, aunque sea una opinión poco popular, la pérdida de protagonismo de Jacqueline ha sido a mejor pues la esclavitud de Kimmy dejaba de ser graciosa.
La mejor parte de esta temporada ha sido el gran desarrollo de Titus enseñándo la historia de represión que aún siguen sufriendo los homosexuales con los ya clásicos tintes musicales.
Aunque lo que si duda se lleva la palma es el cameo del último capítulo que no quiero desvelar para que todos os animéis a ver esta increíble serie Netflix que va a marcar la diferencia.

Leave A Reply