Análisis de El señor de los anillos: Los anillos de poder

Artículo escrito por:
Víctor Pérez Cañete

Cuando el diecinueve de mayo de 2019 terminó Juego de Tronos hubo un vacío en el mundo de la televisión. Más bien una vacante, la del trono de la reina de las series, de la cual se adueñó durante prácticamente una década la serie de HBO.

Desde entonces han pasado más de tres años donde ha habido fenómenos incuestionables. El más destacado quizás sea el caso de El juego del calamar, de Netflix. La serie surcoreana se coronó como la más vista de la historia de las plataforma, récord al que se acercó la reciente temporada de Stranger Things, la gallina de los huevos de oro de la propia Netflix. Otras propuestas como Euphoria o Succession, de HBO, han tenido el respaldo de la audiencia o de la industria. Pero ninguna ha logrado acercarse a lo que supuso Juego de Tronos.

Y aquí es donde entra Amazon Prime Video que, a finales de 2017, se hizo con los derechos de El señor de los anillos para realizar una serie de televisión basada en la Tierra Media de Tolkien.

La trilogía de películas de Peter Jackson son historia del cine, por lo que Amazon consiguió las miradas y atención rápidamente. Hace poco más de un mes, y bajo el nombre de Los Anillos de Poder, llegó el momento de la verdad. El final de temporada se estrenó el pasado viernes, con lo que es la hora de sacar algunas conclusiones y responder preguntas que nos recorrían la cabeza desde el anuncio de este proyecto.

Ambición

A la serie Los Anillos de Poder hay una cosa que no se le puede negar: su ambición. Tanto en escala del proyecto como por la historia que quieren contar los showrunners, J.D. Payne y Patrick McKay. La serie de Amazon se ha convertido en la producción televisiva más cara de la historia, con casi quinientos millones de dólares de presupuesto en su primera temporada. Y la historia central de la serie, ambientada en la Segunda Edad del Sol de J.R.R. Tolkien, es de una magnitud importante, con muchos eventos y personajes que cubrir.

Ante este reto la serie sale con resultados mixtos. Si bien nos presentan un impresionante mundo gracias al trabajo de los efectos visuales y diseño de producción (impecables ambos departamentos), los personajes e historias que ocupan estos primeros ocho episodios sufren de varios altibajos.

Siendo una primera temporada, y más en una serie de la Tierra Media, es comprensible que sea introductoria. Sin embargo, el ritmo suele trastabillar a la serie en más de una ocasión, con episodios en los que ocurre más bien poco. Y el problema no es que no haya acción como tal, sino que da la sensación de que no se avanza. Al final una serie puede cocinarse a fuego lento y no generar esa sensación. Ejemplos de ello son Better Call Saul o la reciente La Casa del Dragón, quien parece que demanda el trono de su hermana mayor.

Aún con este problema, la serie Los Anillos de Poder logra acabar la temporada con mejores sensaciones. Lo hace por los avances reales en la trama, con revelaciones anticipadas y la impresión de que ahora ha empezado la verdadera historia de esta serie. Además, el episodio final compensa los capítulos más lentos, en los que había más desarrollo de personajes, para darnos momentos emotivos y que desprenden el aroma de la Tierra Media por todos lados.

Las caras de la Tierra Media 

La primera temporada de Los Anillos de Poder nos ha presentado infinidad de personajes y hasta cuatro tramas principales.

Que haya varias tramas y personajes no es un problema, ya lo vimos en Juego de Tronos. El problema, en este caso, reside en que el interés e importancia no es equitativo en todas ellas. Se podría cuestionar que los Pelosos, una subraza de Hobbits a la que seguimos durante la temporada, tienen demasiados minutos en pantalla. A pesar de que en el último episodio esa trama funciona realmente bien, da la sensación de que se podría haber acortado sin restar un ápice del desarrollo de personajes como Nori (Markella Kavenagh) o El Extraño (Daniel Weyman).

Dejando de lado los Pelosos, la protagonista de la serie es Galadriel (Morfydd Clark), la elfa que ya vimos en la trilogía de Peter Jackson.

Sin entrar en temas de adaptación (ya que un servidor no es lector de la obra de Tolkien), Galadriel es una buena opción para encabezar la serie, tanto por nombre como por importancia en la historia. Sin embargo, acaba por hacerse reiterativo su deseo de venganza contra Sauron a lo largo de la temporada, ya que parece que el personaje no va más allá. Por suerte, hay atisbos hacía el final que indican que Galadriel será más que eso.

Hablando de Sauron, el villano entre las sombras de la Tierra Media, su revelación es de lo más interesante de esta temporada. Sería una gran noticia para Los Anillos de Poder tener al señor oscuro con su propia trama en la próxima entrega. Si solamente con algunos orcos y el Uruk nombrado Adar (Joseph Mawle) hemos tenido buenos momentos, cabe esperar que Sauron dé mucho de qué hablar.

Por último, están las tramas de Elrond (Robert Aramayo) y Durin (Owain Arthur) y la de Arondir (el elfo interpretado por Ismael Cruz Córdova). La primera tiene su fuerte en la relación entre ambos personajes, aunque más allá de eso no logra el impacto e importancia que si tiene la de Arondir, que se convierte en el personaje más carismático de la serie en no demasiado tiempo.

Con todo esto nos queda una primera temporada irregular que, aunque no cumple con las expectativas generadas, cierra con un buen sabor de boca con el mejor episodio hasta la fecha.

Es muy pronto para saber si Los Anillos de Poder acabará por ser la reina de las series en esta nueva década. Al fin y al cabo esto es más una maratón que un sprint. La clave reside en esperar que lo que hemos visto hasta ahora haya sido solamente la introducción y la serie vaya adquiriendo más fuerza conforme avance. Si no es así, el trono seguirá esperando a su nuevo ocupante. Y los anillos deberán ir con todo, porque la sangre y el fuego está preparada para reclamarlo.

Tráiler de la serie Los anillos de poder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.