Crítica de la serie Dark Winds

Analizamos sin spoilers la serie de AMC+ Dark Winds. Unos agentes de la Policía Tribal Navaja de una reserva india de Nuevo México tienen que hacer frente a un espantoso caso de doble homicidio mientras lidian con el FBI y una investigación por un robo a un furgón blindado… Los atracadores parece que han elegido estas tierras para ocultarse.

Basada en la serie de novelas escrita por Tony Hillerman (inéditas en España salvo alguna vieja edición), la producción de AMC+ sigue lo pasos de tres agentes de la Policía Navaja: el teniente Leaphorn, la sargento Manuelito (tal cual) y el recién llegado agente Chee. Los tres tendrán que poner toda la carne en el asador para resolver un crimen en el que gran parte de la dificultad estriba en el especial entorno y costumbres de la reserva india.

En esta historia ambientada en los años 70, tan importante (o incluso más) que los personajes y sus motivaciones es el lugar en el que se desarrollan los hechos. A la inmensidad del desértico paisaje norteamericano (decenas de miles de kilómetros de polvo) hay que sumar el hermetismo, costumbres y supersticiones de la nación india. Las siempre complejas relaciones entre blancos e indios, con su sanguinario pasado y un racismo latente, hacen que las pesquisas vayan por insospechados derroteros.

Si tuviéramos que destacar dos cosas que brillan por encima de todo en esta serie serían Zahn McClarnon y la imponente fotografía. El actor estadounidense, al que muchos conocimos en la sensacional segunda temporada de Fargo, se luce. Su durísimo personaje lleva prácticamente el peso dramático de la serie y aporta carisma entre unos personajes tan secos e ingobernables como el entorno que habitan.

La maravillosa fotografía nos remite a la esencia del auténtico western. Encuadrada en lugares reales en los que se rodaron grandes clásicos del género, por los que circularon rutilantes estrellas como John Wayne. Su tierra rojiza, sus inconmensurables cielos y sus rocosas colinas consiguen transportarnos al clásico paisaje del salvaje oeste. Ese lugar que los amantes del género llevamos guardado bien adentro.

Uno de los lemas publicitarios en los pósters de Dark Winds es «Su tierra. Su ley». Un eslogan de lo más sugerente y acertado, un mundo dentro de otro mundo. Adentrarse en Dark Winds es hacerlo en territorio inhóspito, regido por otras normas y creencias, un lugar que aún conserva ese aura primigenia y mística.

Dark winds se revela como un estupendo western policiaco, con sus dosis de intriga, violencia e incluso pinceladas de misterio sobrenatural. Una serie necesaria que da visibilidad al pueblo indio (siempre presentados como los villanos o secundarios en las producciones de Hollywood), ofreciendo una refrescante perspectiva dentro del trillado género negro. Una de las series más disfrutables de este verano.

«-Agente Whitover: Llegas tarde.

-Leaphorn: Estoy en horario indio.»

Valoración:

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.