Especial The Office: Parte II

Reseña escrita por Fran Muñoz

Ricky Gervais: uno de los genios del siglo XXI

Después del éxito de The Office…

Después de las dos temporadas y una extra de The Office, al genio no se le terminó la inspiración, al contrario, solo fue el punto de partida —aunque es cierto que se le conoce más por su primera obra—. Continuamos con nuestro especial de The Office y hoy hablamos del gran Ricky Gervais y sus series.

Siguiendo con la línea que le dio el éxito, siguió escribiendo hasta el día de hoy. En casi todas sus creaciones participó como actor protagonista, pero, en otras, como veremos a continuación, apareció en algún episodio esporádico. Recordar que la fama le llegó a los 40 y tenía aún mucho que decir y aportar al mundo.

Mejores series de Ricky Gervais

Si buscan las producciones que hizo después encontrarán varias películas y series, pero nos quedaremos con cuatro de estas últimas. Extras (2005), la cual se centra en los actores que coexisten dentro del rodaje de una serie, se trata de la menos interesante que las otras tres, pero que te hará pasar un buen rato. Life’s Too Short (2011) , Dereck (2013) y After life (2019)

Life is Too Short (2011)

Siguiendo con la fórmula que le dio el éxito de la cuarta pared y el falso documental, se sacó de la manga Life is too short, junto a Stephen Merchant, colaborador y escritor junto a Gervais en The Office y las sucesivas que hizo hasta Dereck.

Tal y como la definió el propio creador Life´s Too Short es “una mezcla entre extras, el Show de Larry David y One Foot in the Grave; pero con un enano”.

Protagonizada por el memorable actor Warwick Davis, reconocible por los que nacimos por los 80 por protagonizar la ya clásica ochentera Willow (1986),  por hacer del Ewok protagonista en El retorno del Jedi (1983) o del profesor Lilius en la saga Harry Potter (2001-2011).

En esta serie, hará de sí mismo: un enano que tiene que lidiar con el resto del mundo con sus limitaciones, pero que al igual que el personaje de Gervais en The Office, parece no querer admitir o reconocer su naturaleza.

A lo largo de su única temporada de 6 episodios más uno extra, lo veremos como representante de otros enanos para encontrarles trabajo en el mundo del cine o de las series.

Para ello, aprovecha su pasado en los trabajos citados anteriormente, pero que no son tan relevantes como él cree; tendrá que lidiar con ello episodio tras episodio. Sin dejar nunca de lado el humor típico de Gervais, el cual se encarga de darle ese toque mágico de momentos delirantes que te hará reír más de una vez.

La serie tiene varios cameos, como el propio Gervais y Stephen Merchant, a los cuales Warwick visita de vez en cuando para pedirles trabajo con entusiasmo, pero sin el resultado que él espera.

También veremos una escena con Jhonny Deep o una memorable con Liam Neeson, el cual pretende hacer de monologuista, intentando demostrarlo bajo la mirada de Gervais, Stephen y Warwick. Escena desternillante, sobre todo, en el momento de la escena el bueno de Warwick mirando a la cámara con incredulidad.

Como en toda serie de Gervais, veremos una realidad un poco exagerada, pero al fin y al cabo real, con un Warwick que en todos los episodios intenta demostrar al espectador que sigue estando en el mejor momento de su vida, así como sigue teniendo fama por su anterior etapa como actor pero que se dará contra la pared de la realidad al ver que no es como pensaba.

Estos momentos humorísticos tienen un trasfondo que nos enseña algunas limitaciones de algunos colectivos, de sus dificultades, de la cantidad de puertas que se le cierran por no “estar a la altura”.

A su manera, el escritor y director quiere demostrar al mundo que no todo es de color de rosa en este mundo y como tal, hay personas igual de capaces que las demás, pero que se les aparta de la sociedad por el mero hecho de medir menos que la media. Y para ello usa lo que mejor sabe hacer: el humor.

Derek (2013 Netflix). Un 10 de serie, pero injustamente desconocida

Esta serie es la primera que escribe sin Stephen Merchant, pero se saca de la chistera una historia emocional, bondadosa, real, con grandes dosis de humor, tristeza y sobre todo, sabiduría.

Antes de hacerla tuvo cierta controversia, cuando se supo que iba a interpretar a una persona con una inteligencia límite, se le crítico bastante y no fue hasta que la estrenó y calló muchas bocas a los detractores.

Porque así es Ricky Gervais, se inventa un personaje que puede causar polémica en el mundo inclusivo que vivimos y que puede usar para reírse de ese colectivo, pero nada mas lejos de ser así.

Derek, protagonizado por Gervais, el cual cambia de registro completamente, nos demuestra que además de buen escritor es un actor de 10.

Nos mete en un geriátrico, en el que él esta allí como trabajador voluntario, en donde es aceptado y amado tal y como es.

Esta compuesta por dos temporadas, con un final memorable y que como toda obra de Gervais, nos deja con ganas de más, mucho más.

Cada capítulo contiene una gran dosis de humor, y quizás más aprendizaje, reflexión, empatía que en Dereck.

Volviendo a usar el falso documental nos enseñará su día a día en el geriátrico, con los ancianos que allí pasan sus últimos años, pero también con los trabajadores que por allí pasan.

Es una serie que hay que ver al menos una vez, para tener una cura de humildad y recordarnos que hay personas diferentes a nosotros, pero que son mejores en todos los sentidos, lo que hará que frenemos un poco nuestra forma de ver la vida y estemos atentos a detalles que hasta ahora se nos escapaba.

Sin duda, se trata de un gran descubrimiento, que solo puedo quitarme el sombrero, darle la gracias por haber creado una obra que te llega a lo más hondo y que te hará mejor persona.

Derek nos demuestra en esta serie que él no tiene ninguna discapacidad, en todo caso la tendríamos nosotros.

After Life (Netflix, 2019)

Esta es la serie más reciente que Rickey Gervais ha creado, dejando de lado la fórmula de romper la cuarta pared. Hace una producción más introspectiva, haciendo un papel más serio, más real, pero que no deja de lado algunos rasgos humorísticos, pero más sutiles.

Narra la vida de Tony, que tiene que hacer frente al fallecimiento de su mujer por un cáncer y esto le hará perder el interés por vivir, incluso pensar en que no tiene sentido seguir viviendo, sopesando el suicidio.

El mundo es una mierda y ya no me importa nada. Por eso voy a decir todo lo que me venga en gana.

En esta obra, Gervais, trata el tema de la muerte, de como seguir adelante en la vida sin una persona que lo ha sido todo para ti y por lo tanto, una vez la has perdido no tiene sentido seguir viviendo.

Recordemos que Ricky Gervais estudió filosofía y la usará para tratar este tema de una manera inteligente, las fases por las que pasa una persona que ha perdido a un/una compañero/a de vida, así como comportarse para poder volver a tener motivos por los que seguir viviendo, sin olvidarse nunca de la persona que has perdido. Es decir, aprender a vivir sin olvidarla/o.

Puede parecer, y lo es, la obra mas introvertida y “seria” de Ricky Gervais, pero ni de lejos es aburrida, pues la hace amena y entretenida.

Por ahora, hay disponibles dos temporadas, está confirmada una tercera para cerrar la historia de este periodista.

Comienza la primera temporada con una frase demoledora, la cual definirá su actitud tras la muerte de su esposa: “El mundo es una mierda y ya no me importa nada. Por eso voy a decir todo lo que me venga en gana”.

Esto deja claro la actitud del protagonista de los primeros capítulos, pero que iremos viendo un cambio en el resto de la serie, la cual recomiendo, aunque en mi opinión esta en un escalón por debajo de Derek. Serie que desde esta vía reivindico con énfasis a que la veáis, no os arrepentiréis.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.