Kaley Cuoco intenta reinventarse con The Flight Attendant

Kaley Cuoco, nuestra Penny en The Big Bang Theory, se ha empeñado en desembarazarse lo antes posible de su papel de vecina y objeto de deseo del grupo de nerds más querido de la televisión.

Para ello decidió adquirir los derechos de una novela que incluso antes de ser publicada ya empezaba a despuntar: The Flight Attendant escrita por Chris Bohjalian. El tema atrajo a la actriz y decidió apostar fuerte por el proyecto (por dinero no va a ser después de lo amasado con la serie The Bing Bang Theory).

Mujeres al poder

Algunas de las actrices del mundo catódico están alzando la voz, se están animando a crear proyectos televisivos ajustados a sus necesidades, sin tener que esperar al productor de turno que se empeña en encasillarlas en los mismos proyectos una y otra vez, o en ofrecerles papeles insulsos que no les permiten desplegar su talento.

Es el caso de Jessica Biel que decidió desarrollar la serie The Sinner en USANetwork (también se puede ver en Netflix) harta de que las productoras solo le dieran papeles de chica mona novia del protagonista.

The Sinner fue un éxito absoluto y ya se está preparando la cuarta temporada después de que tras la buena acogida de la miniserie se convirtiera en una antología centrada en el detective Ambrose (Bill Pullman).

Especial atención merece también la que siempre he dicho que es la reina Midas de las series de televisión: Reese Witherspoon. Colaboró con Kidman en la creación de la magnífica Big Little Lies para después atreverse con todo un pepino de serie como es The Morning Show (la joya de la corona de Apple TV+) y, más tarde, con Little Fires Everywhere para Amazon Prime Video.

Nicole Kidman, por cerrar el círculo, puso todas las castañas en la ya mencionada Big Little Lies y, más recientemente, en The Undoing: el quiero y no puedo de HBO que, aunque disfrutable, ha resultado un tanto decepcionante.

En definitiva, mujeres al poder. En el caso de Cuoco, la actriz ejerce de protagonista absoluta y productora ejecutiva, junto con la ayuda del bueno de Chuck Lorre (maestro de las clásicas sitecom americanas y productor de The Big Bang Theory o Dos hombres y medio o El método Kominski), al que conoce muy bien de su etapa anterior.

The Flight Attendant serie

¿Cambio de registro?

El caso es que The Flight Attendant, esta nueva serie de HBOMax, es un producto muy entretenido; pero está lejos de ser una de esas series que HBO elige como sello de calidad.

Quizás la ficción es un intento poco arriesgado de cambiar de registro, ya que aunque la serie es un thriller, tiene un toque de humor negro que provoca que Kaley Cuoco no termine de cambiar del todo, por más escenas subiditas de tono que quiera realizar, esa primera escena en ropa interior (para regocijo del fandom) o por más borracheras que el personaje de la azafata protagonice con sus posteriores resacones.

Me hubiera gustado ver a Kaley en un papel puramente dramático para comprobar el nivel que puede alcanzar, aunque está claro que es en comedia en el género en el que se siente más cómoda y donde se mueve como pocas.

Porque The Flight Attendant es una especie de Resacón en Las Vegas elevada a la máxima potencia y con un cadáver de por medio.

Sin contar nada, ya podemos descubrir en el tráiler cómo una azafata que hace escala en Bangkok se despierta —tras una noche de sexo, drogas y rock and roll— descubriendo que su reciente compañero de cama ha sido asesinado.

A partir de aquí surge el disparate: la azafata Cassie Bowden decide huir del lugar del crimen —ya se sabe que en esos países asiáticos no se andan con tonterías y si no que se lo digan al Expreso de medianoche— rumbo a Estados Unidos, sin esperar que el FBI inicie una investigación oficial.

La serie, además de la ansiedad que provoca en el espectador por empatizar con Cassie, tiene elementos destacables como el hecho de que el asesinado (Michiel Husiman) participa en desenmarañar la noche de resaca en forma de fantasma que atormenta a la azafata.

Lo que es totalmente prescindible son esas escenas de pantallas divididas (muy al estilo de la mítica 24) que no aportan nada a la narración. Eso sí, el opening me parece el mejor que he visto en muchos años: un trabajo gráfico brillante.

Cassie, para mí, sigue siendo Penny, en una especie de bottle episode en el que los guionistas de The Big Bang Theory se hubieran desmelenado y puesto hasta el culo de coca.

Yo, que huyo de la comedia, me he encontrado con una serie correcta que nos asegura buenos ratos de entretenimiento, pero a la que echo de menos un tono más serio. La buena noticia es que la serie ha sido renovada para una segunda temporada, luego el público ha respondido a esta nueva aventura producida por HBO Max.

Los que estuvieran —estuviéramos— esperando una nueva especie de Pan Am nos hemos quedado con dos palmos de narices, ya sabéis, esa serie sobre la aerolínea americana que tenía en su reparto a Christina Ricci o la actriz de moda del momento: Margot Robbie.

Una anécdota: la hermana en la vida real de la actriz, hace un pequeño cameo en la serie haciendo el papel de asistente personal de Cassie.

Tráiler de la serie The Flight Attendant

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.