Análisis en profundidad de la serie Devs

¿Podría ser que todo estuviera escrito? ¿Se halla nuestro camino marcado de antemano? ¿Puede ser Alex Garland el gran maestro de la ciencia ficción contemporánea? Todas estas preguntas trataremos de responderlas con nuestra crítica de la serie Devs.

Devs es, posiblemente, la serie más interesante que me he encontrado en los últimos años. Os planteo otro interrogante: ¿Qué pasaría si el director Alex Garland pudiera expandir todo el universo de Ex Machina en una serie de ocho horas? Sí, de nuevo la respuesta es Devs.

La serie Devs —serie de Hulu la cual se puede disfrutar en HBO— supone un virtuoso ejercicio multigénero: aúna las características del thriller más clásico con pasajes puramente filosóficos, intimistas y reflexivos, tampoco faltan historias de amor y tragedia. Todo ello, bajo el influjo de una pregunta: ¿Qué es Devs? 

serie Devs

Forest un magnate con aspiraciones divinas

Esta pregunta es lo que realmente nos atrapa de la serie. Esa gigantesca Caja de Faraday creada por un gran magnate con aires megalómanos —uno de esos a los que ya estamos acostumbrados si observamos a ese 1% del 1% de gestores que controlan a las grandes compañías y, por ende, al planeta entero; muy al estilo de la ECorp de la imprescindible serie Mr. Robot—: visionario para algunos, temerario para otros. Una dualidad que otorga a ese CEO impertérrito, interpretado por Nick Offerman, cualidades de un Dios todopoderoso.

Pero, ¿es la ciencia la verdadera diosa que todo lo puede? Este tipo de mensajes son los que el director Garland quiere lanzar a su audiencia. No siempre nos dará respuestas explícitas.

Personalmente, soy de la idea de que el artista debe saber plantear las incógnitas y hacer reflexionar, pero, la respuesta debe darla el espectador. De este modo, el engranaje de este juego al que llamamos arte —en nuestro caso las series de televisión— funciona a la perfección. Lo siento, amigos lectores, pero sois vosotros los que —al igual que los protagonistas— os debéis de atrever a cruzar el bosque que nos lleva directos a la sabiduría.

En este juego mental, en ese búsqueda incansable del ser humano, Forest (CEO de Devs) tiene la convicción de que el fin siempre justifica los medios. Especialmente, cuando su fin es un objetivo tan loable como recuperar a un ser querido. ¿Acaso no haríamos nosotros lo mismo?

Este tipo de preguntas incomodan y atraen al espectador durante los ocho episodios de la serie. Repito, es misión del artista proponer las preguntas.

«Hay mucha televisión, y no hay nada malo en ello, que está simplemente para entretener. Esto es diferente. No soy la única persona en estar haciendo algo así. Pero pertenece a una categoría diferente. Sería difícil entender Devs a no ser que la siguieras con atención. Y eso en realidad no tiene que ver tanto con el argumento sino con los conceptos y temas que trata». (Alex Garland)

La filosofía detrás de Devs

Alex Garland consigue con Devs una obra de arte visual que te atrapará por diversos motivos.

En primer lugar, por su estética cuidada y su magnífico diseño de producción. Si te fijas, todo en Devs encaja pues se ha cuidado al máximo cada uno de los detalles que vemos en pantalla.

Hablaba antes de ese bosque metafórico y literal que los personajes deben atravesar para llegar al conocimiento absoluto: ese enigmático proyecto denominado DEVS que, además, encierra el mayor spoiler (casi un macguffin al estilo del maletín de Pulp Fiction) de la serie: jugada maestra. Una curiosidad: no sé si os habéis percatado de que el nombre de este megalómano es Forest, «bosque» en inglés.

Desde los inicios de la humanidad, el bosque siempre ha estado relacionado como un lugar misterioso. Un lugar que esconde secretos, vinculado con el proceso hacia el saber. En la serie que nos ocupa, habrá que atravesar el bosque de la información para llegar hasta un claro: el entendimiento o conocimiento.

Pero, además, ese bosque está inundado de luces esféricas que ayudan a que tu proceso sea más fácil. A nadie se le habrá escapado como esas esferas adornan las cabezas de los protagonistas a lo largo de la serie, jugando hábilmente con planos contrapicados. Los personajes —Forest y Lily— se convierten en dioses; ángeles capaces de liberar a la humanidad de las tinieblas en las que se encuentra sumida a través del saber.

lily serie devs bosque

Ese saber que en nuestros tiempos se puede encontrar en el Big Data. Algo que también se menciona en la serie.

El Big Data es esa corriente que estudia los miles de billones de datos que generan las nuevas tecnologías. Los estudiosos del Big Data (minería de datos) son capaces de establecer patrones conductuales, establecer algoritmos de comportamiento y, ¡agárrate!, predecir el futuro.

Sí, eso es posible hoy en día. Determinados datos, y más concretamente su estudio y análisis, permiten predecir patrones que se repiten y que antes pensábamos que sucedían de forma aleatoria. Por ejemplo: si analizamos comportamientos ambientales de los últimos años, se podrá inferir que tal mes sucederá un gran terremoto en tal zona del mundo. Otro estudio de minería de datos, mucho más mundano, estableció que los centímetros de menos que las tendencias de moda usan para las minifaldas son un indicador de próximas crisis económicas. ¡De locos!

«Vivimos en un mundo de mecánica cuántica». (Alex Garland)

Por último, el diseño arquitectónico que observamos en la serie —en esa especie de Silicon Valley exclusivo y hipster que plantea Garland— es muy interesante.

Forest, de nuevo, visto como un Dios que todo lo sabe, mejor dicho, todo lo observa. Especialmente si atendemos a las amplias cristaleras que componen el edificio principal y la caja en la que se realiza ese misterioso experimento. Él todo lo ve, no se le escapa nada. Controla hasta la extenuación a sus trabajadores sin que ellos lo sepan, como ratas que participan en un experimento. Así pues, en las instalaciones que vemos en la serie, los científicos se convierten en las ratas de laboratorio de Forest.

Esto se refleja también en la ingente figura de la niña (Amaya) que preside todo el parque tecnológico. Una clara alusión al concepto de panopticismo que se instauró en el siglo XIX. Cuando el ser humano —y el mundo del arte— comenzó a obsesionarse por la idea de que otras personas, unas pocas, controlan al resto.

Frutos de esta corriente son algunas ideas políticas con tintes dictatoriales; la proliferación de novelas como 1984 de George Orwell, la cual sentó las bases del Gran Hermano, ese ente que todo lo controla. O ese dispositivo circular llamado HAL 9000 que espiaba todos los movimientos de los astronautas de 2001 Una odisea en el espacio. Argumentos interesantes que en la actualidad solo sirven para desarrollar deleznables programas de televisión y reality shows.

serie Devs

Desmontando la producción de Devs

La producción de Devs no ha sido sencilla. Además de todo lo argumentado anteriormente (Garland no da puntadas sin hilo) hay que añadir que la serie estuvo mucho tiempo en el aire.

Alex Garland convenció al canal FX (The Shield, Hijos de la anarquía, The Americans) de que le dejara desarrollar una serie con total libertad (Garland escribe, dirige y produce los ocho episodios). El canal encontró problemas de financiación. Finalmente, Hulu se hizo con los derechos y el proyecto pudo seguir adelante. Hulu es esa plataforma desconocida fuera de Estados Unidos pero que es responsable de algunas de las mejores series del momento: El cuento de la criada, The First, Castle Rock.

Siguiendo con los argumentos, otro de los puntos fuertes de la serie es el desarrollo de los personajes. Sus motivaciones funcionan y son entendibles. Su evolución y toma de decisiones también. Personajes muy bien escritos y mejor interpretados. Además del ya mencionado Nick Offerman, irreconocible fuera de su habitual perfil cómico como en Parks and Recreation, tenemos a la gran protagonista: Lily.

Lily es el personaje sobre el que recae todo el peso narrativo, convirtiéndose en una especie de mesías, muy parecido al papel de Neo en Matrix. La única capaz de descubrir la verdad que esconden las instalaciones de Devs. Como Neo, Lily deberá realizar un acto de fe. Ella es el único personaje que no tiene miedo de nada, que se atreve a luchar, que es inteligente. Como se dice durante uno de los episodios finales: «se atreve a hacer cosas, una cualidad que escasea en nuestros días».

Para el papel de Lily se pensó en la actriz fetiche del director: Sonoya Mizuno (sensacional también en ese loco experimento que es la serie Maniac de Netlix), que aunque había aparecido en todas las pelis del Garland, nunca tuvo la oportunidad de tener un papel protagonista. La ocasión le ha llegado en el mejor momento.

La fotografía, la dirección artística, la ambientación, la música; todo ayuda a recrear una atmósfera que se va enrareciendo poco a poco, a fuego lento. Con Garland no valen las prisas. Sí, el ritmo es pausado, pero no estamos ante una serie de acción ni mucho menos. A Garland le preocupa la estética y la puesta en escena para profundizar y reflexionar sobre temas como la tecnología, el libre albedrío, la amenaza latente de las inteligencias artificiales; elementos recurrentes en su filmografía (Ex Machina, Annihilation, 28 días después).

serie devs

Preguntas ¿sin respuesta?

No puedo concluir este análisis sin jugar a plantear las grandes incógnitas de la serie, esas que atormentan al ser humano desde que comenzó la humanidad: ¿Existe el libre albedrío?

¿Quizás estas teclas que estoy pulsando ya estaban predefinidas en algún sitio? Podríamos decir que estaba escrito que yo iba a escribir este artículo y nada ni nadie podrían hacer algo para remediarlo. ¿Estaría escrito en el futuro o quizás en otra dimensión? ¿O acaso es que cada vez que nos enfrentamos a una decisión el universo también lo hace, abriéndose múltiples posibilidades?

Si tengo que escoger entre tomar el coche o el autobús, se creará una situación que provoca dos dimensiones distintas: una en la que voy en coche, otra en la que voy en autobús. Esto es un tema apasionante, el cual ha sido tratado en multitud de estudios científicos: es el caso de la conocida teoría del Gato de Schrödinger (si en una caja metemos un gato y un veneno mortal y la cerramos, hasta el momento en que abra la caja no sabré con seguridad si me encontraré un gato vivo o muerto: hasta ese momento convivirán dos realidades que colapsarán y se unificarán en el momento en que abra la caja).

En cine y televisión tenemos otros claros ejemplos que os dejo a modo de recomendación: la serie The OA (Netflix), o películas como Another Earh, I Origins o Coherence.

serie Devs

En definitiva, el tema del determinismo («todo está escrito») es tan apasionante como recurrente en la ciencia ficción. Posiblemente, nadie lo haya explorado hasta estos niveles salvo Garland en Devs, el cual también vuelve a tocar un tema presente en gran parte de su obra: el del transhumanismo (tecnología integrada dentro del cuerpo del ser humano), algo que ya hizo en la imprescindible y maravillosa Ex Machina.

En nuestra era digital, el poder de los datos es tal que conforma nuestro día a día sin darnos cuenta. Las, ahora, hermanas Wachowski ya abordaron este tema en Matrix. Ahora, muchos años después (y con la sombra de una cuarta entrega de la saga sobrevolando) Alex Garland realiza un inquietante estudio personal sobre el tema.

¿Estamos jugando a ser Dios? ¿Qué ocurre cuando la experimentación puede echar por tierra los aires de grandeza del ser humano? ¿Estamos aprendiendo de los errores del pasado? La naturaleza nos está enviando señales de socorro a través del incipiente cambio climático y los problemas medioambientales? ¿Hemos aprendido algo del peligro de experimentar con virus capaces de detener el ritmo frenético del planeta?

Spoiler más abajo

En la serie Devs, se crea un proyecto que puede predecir el futuro, pero, sobre todo, puede analizar el pasado, el cual, no deberíamos olvidar jamás. ¿Es necesario pararnos a pensar, tomar aliento antes de continuar con el actual ritmo de vida? No será por eso que Devs es una serie de ritmo pausado que —sin caer en el giro fácil de guion— se devora de forma frenética: queriendo ver el siguiente episodio, queriendo saber más… ¡Ah! De nuevo ese saber absoluto que persigue el ser humano. ¿Acaso no se ha tratado siempre de eso?

¿Sueñan los robóticos con ovejas eléctricas? 😉

Entrevista a Alex Garland sobre Devs

Tráiler de la serie Devs

5 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.