Nueva serie de La dimensión desconocida

La dimensión desconocida 2019. Corría el año 1959 en Estados Unidos. Es la época del gran esplendor económico, el surgimiento de la clase media, el nacimiento del rock and roll y el consecuente baby boom. Todo parece ser idílico, pero estas épocas de brillo y grandes luces, también proyectan grandes sombras: el consumismo, la incipiente guerra, la tensión entre Rusia y América.

Son tiempos de libertades, pero en los que todavía sobrevuela la caza de brujas y la censura. Las típicas incongruencias de la doble moral americana. Así que el autor Rod Serling, se dedicaba a crear una serie de relatos para críticar algunos aspectos de la sociedad y del ser humano, pero todo tamizado con una pátina de ciencia ficción para que sus textos pudieran salir a la luz y huir de la censura. Así surgió la serie Twilight Zone (o La dimensión desconocida en castellano).

Cuando el espectador americano estaba habituado a series planas y completamente blancas, los episodios de La dimensión desconocida, provocaron que los americanos se retorciesen en el sofá de sus casas y reflexionaran sobre cosas que hasta ahora no habían hecho.

No se sabe por qué, pero la serie se convirtió en todo un éxito y un fenómeno de masas. Se grabaron cinco temporadas y poco a poco, el público se fue acostumbrando a ver al bueno de Rod Serling presentar cada uno de los episodios y a su característico cierrre en el que a modo de moraleja explicaba lo que se había visto en cada episodio, e intentaba dar una explicación al fenómeno fantástico que había ocurrido en el capítulo, por si alguien no lo había entendido del todo.

Después la serie fue cancelada, y muchos intentaron revivirla con más pena que gloria. Por ejemplo, en los ochenta un nuev o equipo creativo formado por hombres tan importantes como el escritor de la saga literaria Juego de tronos (George R.R. Martin) o el director de cine de terror Wes Craven se dieron un batacazo sonado con una serie que no tenía la magia de la original.

Lo mismo sucedió en a principios del nuevo siglo, con un nuevo intento que tenía al actorazo Forest Whitaker como principal reclamo, haciendo las veces de maestro de ceremonias.

Además de algunos nefastos telefilms y películas ruinosas que se distribuyeron en pantalla grande, nadie se había atrevido a retomar el tema.

Quizá, el surgimiento de las series de antología y la nueva forma de entender la televisión han provocado que décadas después, un canal en horas bajas como CBS se atreviése a recuperar la serie de culto.

CBS sigue dando tumbos con series que no van a ningún lado, no olvidemos que es una cadena tradicional de cable, alejada de la forma de hacer televisión que tienen canales y plataformas como HBO, Netflix o Hulu.

Quizá lo único destacable de CBS ha sido el reboot de la franquicia trekie, a través de su serie Star Trek Discovery, que ha triunfado pero quizás gracias a que Netflix participa también en el proyecto como productora y distribuidora a nivel internacional.

Desde luego, series como Black Mirror, o la desconocida serie Philip K. Dick Electric Dreams de Amazon, han ayudado a que CBS se arriesgue con rescatar La dimensión desconocida 2019, pero eso sí, ambas están un escalón -o tal vez dos- por encima de la serie que nos ocupa hoy.

Eso sí, para el regreso de la serie sesentera CBS ha apostado fuerte por uno de los niños mimados -y con razón- de Hollywood. Me refiero al cómico Jordan Peele, que nos dejó a todos con la boca abierta con la fresca y sugerente cinta de terror Déjame salir. Que en 2017 ganó incluso el oscar a mejor guion original. Este año, nos ha sobrecogido con la interesante Nosotros, la película sobre unos dobles malvados que atacan a los miembros de una familia.

Con todo esto, tenemos la serie La dimensión desconocida 2019; una serie de 10 episodios que podremos ver en España a través del canal de pago SyFy a partir del 14 de mayo.

En Estados Unidos ya se ha emitido más de la mitad de la primera temporada, que consta de 10 episodios. La buena noticia, es que parece que la serie ha superado la bola de partido, y aunque como decía, está muy lejos de series como Black Mirror, las críticas no han sido malas, y finalmente ha sido renovada para una segunda temporada.

Jordan Peele, es el showrunner principal de la serie, aunque por desgracia no dirigie ningún episodio. Eso sí, se ha guardado el importante papel de ser el narrador de cada uno de los episodios como hacía el original Rod Serling en los años sesenta.

Si bien es cierto, que las aportaciones -al inicio y al final de cada episodio- de Peele no tienen esa magia que tenía Serling. Sobre todo en las conclusiones y moralejas finales que prácticamente no explican ni aportan nada, aunque tampoco hacen mucha falta, porque los episodios no suponen una voladura de cabeza tan bestial como puede suceder con cuaquier episodio de la antología de Charlie Brooker sobre la tecnología (Black Mirror).

Para la serie, se ha contado con un gran grupo de actores. Por ejemplo en el primero vemos al actor Kumail Nanjiani (Silicon Valley, HBO) que hace de un monologuista fracasado que realiza una especie de pacto con el «diablo» para conseguir el éxito, a cambio de un gran sacrificio. Desde luego, un guiño de Jordan Peele, al complicado mundo de la comedia, al que se dedicó en cuerpo y alma en sus inicios en Hollywood.

En el segundo, contamos con uno de los actores de moda, y más en forma del mundo catódico, Adam Scott. El marido de Reese Whisterpoon en Big Little Lies o uno de los malos en la imprescindible Counterpart. Scott protagoniza un episodio divertido en el que se plasman todas las paraonias y miedos que experimentamos al subirnos a un avión: extranjeros sospechosos, racismo, miedo a las alturas, fallos mecánicos. Todo ello envuelto con un misterioso podcast que anticipa la desgracia que posiblemente sufra el vuelo.

Pero además a lo largo de los episodios veremos a actores de la talla de Greg Kinnear, al que siempre recordaremos por su papel de gay en la película Mejor Imposible. También, una chica de moda, la actriz Allison Tolman, a la que vimos como policía en la primera temporada de Fargo. También tendremos al querido Steven Yeun, el Glenn de la serie The Walking Dead.

La dimensión desconocida es una serie interesante, quizá se peca de los episodios sean demasiado largos, lo que apunta a un fallo de dirección. No hay que olvidar que la serie original contaba con episodios de unos 20-30 minutos. Y en esta nueva temporada, algunos pasajes se hacen pesados por resultar innecesarios.

De todos modos es un producto que mantiene la tensión y el suspense. Como decía, no es que nos haga explotar la cabeza -para eso ya tenemos Black Mirror o Electric Dreams- pero que plantea temas interesantes y será del gusto de los que aman el misterio o la ciencia ficción.

Así que una serie entretenida que no debes dejar de ver, y experimentar por ti mismo. Ya sabes: «Todo es posible en el reino de la mente, todo es posible en la dimensión desconocida».

Tráiler de la serie La dimensión desconocida subtitulado

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here