Mads Mikkelsen se somete a los 60 grados bajo cero en Arctic

El silencio, el riesgo y la soledad son eternos compañeros en cualquier viaje de supervivencia. Pero también lo son la fortaleza a mental, la adaptación al medio y la paciencia. Todo ello, además, son recursos con los que directores y guionistas de este tipo de filmes deben jugar.

Arctic es el ejemplo de cómo estas historias no necesitan más pretexto que su propio contexto, mostrando con laboriosa implicación el lado más crudo y visceral de la supervivencia extrema, como ya hicieron otras del estilo de Náufrago o Viven. No en vano, está película podría ser una fusión a la islandesa entre ambas producciones.

Dirigida por un islandés desconocido y protagonizada por uno de los actores daneses más populares, Mads Mikkelsen (Hannibal). Y lo cierto es que desempeña su papel con verdadera maestría. Su rostro agrietado, su voz fría, sus manos endurecidas, sus ojos vidriosos y su alma helada atraviesan los kilómetros de distancia que separan el Polo Norte de nuestras pantallas para entregarnos con abrumadora verdad y autenticidad su compromiso con la historia de un hombre que accidentalmente acaba naufragando en el espeso y abrupto paisaje del Ártico.

Sin tener carácter documental, esta cinta de Joe Penna es capaz de instruirnos en el arte de la supervivencia, a través de numerosas herramientas que la propia trama y evolución del personaje van mostrando, a la vez que sirven de acicate para avanzar en la trama y ofrecer nuevos giros argumentales. Algo similar a lo que pudimos apreciar en Marte con Matt Damon.

poster película arctic

La racionalización de los recursos de que disponemos y el respeto por el entorno que nos oprime son factores decisivos para la vida en condiciones extremas. La naturaleza nos aprieta, pero también nos da los suficientes medios para sobrevivir.

Al final no es más ni menos que la lucha del ser humano contra el mundo, y en ese necesario combate el equilibro invade el corazón del espectador. Sin ser trepidante ni virulenta, es lo bastante cautivadora como para mantener el interés durante hora y media de metraje.

Penna tenía en casa el material necesario para rodar sin complejos pero con complejidad esta producción. Islandia suple con solvencia los exteriores del Círculo Polar Ártico.

Es innegable que estas cintas poseen un atractivo paisajístico y fotográfico que les viene dado. Tómas Örn Tómasson revela una belleza gélida, hipnótica y hostigadora en los encuadres genéricos y omniscientes; y en los planos cerrados consiguen acercar al espectador al pensamiento del protagonista, a su refugio mental.

Todo ello acompasado al ritmo del viento, que es quien pone el sonido, la intensidad y el ritmo a la banda sonora compuesta por Joseph Trapanese.

Tráiler película Arctic

4 Comentarios

    • No tiene casi diálogo, con lo cual te recomiendo que la veas en versión original ya que no cuesta mucho seguir los subtitulos. Ya nos contarás.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here