Crítica temporada final The Killing

21
loading...

Análisis y crítica de la temporada 4 de The Killing

Y llegó el día, The Kiling, una de las mejores series que he visto nunca, ha terminado. Siempre que se termina una serie, inicio un proceso extraño de trascendencia, los recuerdos se me agolpan en mi mente mientras continuo boquiabierto disfrutando de las últimas escenas de una de las series que me ha dejado marcado para siempre.

Recuerdos de dónde comencé a ver la serie, en qué lugares, con quién, cómo la descubrí (en mi caso en un anuncio de la televisión mientras residía en Inglaterra), a qué personas se la he recomendado y cómo he disfrutado compartiendo con ellas las primeras impresiones, que nunca volverán. Siempre que termina una serie siento la misma sensación ¡Cómo me gustaría volver a empezarla de cero, como si nunca la hubiera visto y volver a sentir todo aquello que me transmitió! No serán más recuerdos…

linden y holder enamorados

Antes de analizarla, volver a dar un palo a AMC, el canal que me ha hecho ser el seriéfilo que soy con series como Breaking Bad, The Walking Dead, Halt & Cath Fire, Hell on Wheels, Mad Men o tantas otras… ¿Por qué cancelar una serie que le ha dado todo al espectador? Sin querer detenerme en profundidad, agradecer a Netflix (House of Cards) por haber confiado en una serie única, diferente y simplemente maravillosa. Concluyéndola con unos 6 últimos episodios de infarto que se han podido ver de una sola tacada, sin tener que esperar una semana entre cada uno.

El héroe a muerto

La televisión americana ha acabado con el héroe tradicional, lo hemos podido comprobar en los últimos años con algunas de las mejores series de la historia: Sons of Anarchy (Jax Teller), Breaking Bad (Walter White), Dexter (Dexter Morgan), Mad Men (Don Draper), The Shield (Vic Makey), The Wire (McNulty) o como no, el pioreno de todos Tony Soprano (Los Soprano).

Los protagonistas brillan por sus imperfecciones y se acercan a los miedos ocultos del espectador a cada episodio de cada una de las temporadas ¡Son como yo! El cine ha muerto tal y como lo conocíamos porque nunca podrá competir con una serie en lo que a la introspección de los personajes se refiere.

Es imposible que el espectador empatice con un protagonista durante las 2 horas que dura una película, en cambio lo sentirá parte de su vida, lo amara y odiara, pero sobre todo lo comprenderá y se asomará a los oscuros lugares de su alma durante las varias temporadas que dura una serie.

Pero si hay dos anti-héroes que pasarán a los anales catódicos, esos son Sara Linden y Stephen Holder. Linden y Holder. Holder y Linden. Y de eso trata esta cuarta y última temporada de The Killing. Del viaje interior e iniciático en el que los protagonistas se ven envueltos a partir de un hecho concreto, la muerte del teniente de policía que traicionó a todos, pero sobre todo a Sara, a la que hemos visto rota y quebrada en mil pedazos, lejos de la mirada fría e impertérrita de otras temporadas.

The Killing & Seven

El descenso a los infiernos comienza cuando Linden, decide terminar con la vida de James Skinner. Un hecho totalmente lógico, compresible, coherente y humano. Pero esa muerte pesará sobre su conciencia y la hará hundirse hacia un pozo de tinieblas arrastrando a su compañero inseparable, Holder, siempre Holder.

La muerte de Skinner consigue un paralelismo único con una de las mejores películas de todos los tiempos, Seven. El climax lluvioso que encaja con el tormento interior de los personajes, una decisión difícil que marcará el resto de tu vida y la visión magistral de uno de los genios del cine, Jonathan Demme (El silencio de los corderos) que curiosamente es muy próximo al ideario imaginativo de David Fincher (Seven, Los hombres que no amaban a las mujeres) y que participa como director en los episodios más importantes de la serie, entre ellos, el episodio final “4×06 The Eden“.

¿Qué hubiera pasado con Brad Pitt al final de Seven? Posiblemente algo muy parecido a lo que hemos visto en The killing.

En esta temporada final los hemos visto al límite, destrozados y perdidos en una siniestra ciudad que les vuelve la espalda, y se rie de ellos con sonrisa burlona. Holder vuelve a las drogas, Linden llora desconsolada en varias escenas que provocan que el espectador mire hacia otro lado, avergonzado al no saber como consolar a su heroína ante esa trágica visión.

poster temporada 4 the killing

Linden y Holder

Pero The Killing es básicamente la relación de Linden y Holder. La serie son ellos, nada más y nada menos. Devorando con talento cada una de las hojas que conforman el guión de Veena Sud (que desde hoy se merece la mayor de mis admiraciones). Todo lo demás son subterfugios al servicio de la ficción. Y el que no entienda eso no debería volver a ver series.

La ciudad, el caso, la academia militar (en esta cuarta temporada), los personajes secundarios, los asesinatos y los juegos de falso culpable que nos mantienen atenazados en el sofá, no son más que elementos que adornan la verdadera historia que se quiere contar: la extraña y preciosa relación de dos personajes que se encuentran en un mundo distante, cuando se hayan completamente perdidos y alejados de sus seres queridos. Tan cerca, tan lejos…

Eso es lo que importa en las series, la evolución hacia el mal de Walter White, las relaciones y el tormento de los personajes de Perdidos, la reflexión sobre la moralidad y la condición humana en The Walking Dead o el canto a la ambición en de The Shield. Todo lo demás es superfluo, un adorno estético para hacer que miles de personas se enganchen episodio tras episodio: las desventuras mafiosas en Breaking Bad, las aventuras y misterios de la isla de Lost, la casquería y los zombies de The Walking Dead, los casos policiales de The Shield.

linden y holder en el coche

¿Happy Ending?

Dos cosas me mantuvieron emocionado y excitado durante el visionado (casi del tirón) de los 6 episodios.

Por un lado, la caza implacable sobre Linden y Holder, mientras el cerco se va estrechando y vemos como su preciosa relación se desmorona a cada avance del detective Reddick, que se acerca a ellos como la parca y se convierte en un persona fundamental y omnipresente en la conciencia intranquila del espectador, que se sorprende a si mismo comiéndose las uñas, temeroso de que sus protagonistas sean atrapados.

Habrá escenas inolvidables, como cuando Sara apunta a Holder con una pistola, temerosa de que los haya delatado. Esa escena es dramática y un punto de inflexión que incide sobre la línea de flotación de esa amistad, a cada paso de Hoder alejándose por una escalera con mirada altiva y cargada de decepción.

Es comprensible ya que en esas circunstancias todos reaccionaríamos igual, por lo que vemos una pérdida de papeles generalizada que terminan pagando la buena de Regi (tutora de Linden) o Caroine (novia de Holder). Estas tramas quedan algo inconclusas y deberán ser completadas en la mente del seriéfilo.

La última escena con Regi nos muestra una Linden enfurecida que decide cortar por lo sano con la relación ¿Se habrán acabado ya las largas conversaciones en el barco de su pseudo madre? Posiblemente no.

Y Caroline, a nadie le extraña comprobar como Holder y ella quedan separados compartiendo la custodia de la hija, que sin duda llena el corazón zen de Holder.

Y por otro lado, la otra cosa que me mantuvo en vilo durante el último episodio, fue sin duda como terminaría finalmente la serie, cual sería la escena final. Por suerte, no se estropeó con un explícito beso entre la pareja protagonista, eso no lo hubiera comprendido, ni lo hubiera soportado. La relación de ambos es extraña, está claro que sus lazos trascienden los límites de la amistad, pero no veo a ninguno de los dos enamorados románticamente el uno del otro, eso no va con ellos, y si fuera así, no he entendido nada de las cuatro temporadas de la serie. Echaré de menos las largas conversaciones vanales y profundas sobre la vida, que ambos mantenían durante los tormentosos días de patrulla en su coche.

Es un final feliz porque aunque ambos dejan sus carreras vocacionales en el cuerpo de policía, consiguen dejar atrás a los fantasmas de las víctimas que los atormentan. Todo el mundo echa en cara a Linden que se preocupa más de los muertos (víctimas de sus casos) que de los vivos que la rodean: su hijo, Regi, sus novios efímeros… Linden, tras echar un último vistazo a la ciudad de Seatle, personaje fundamental de la serie, decide volver para reunirse con Holder, ahora sí empezarán a vivir sus vidas.

Linden: “Es una ciudad de muertos para mí…”

Holder: Es cuestión de percepción…cierra los ojos…quizás veas lo que realmente tienes enfrente de ti, de pie, justo delante de ti.No son fantasmas. No son muertos.

Pero está claro que en un mundo gris ciudad, ellos son las dos únicas personas que se entienden, que toleran y por las que estarían dispuestos a todo. Sara y Holder. Holder y Sara. Si alguna vez encontraran el amor, o algo parecido, será entre ellos, no me cabe duda. Es un acierto dejar entreabierta la puerta, para que el espectador decida personalmente como termina una de las mejores series de la historia. Para mí no se convierten en novios, (¿Por qué hay que poner etiquetas a todo?) si no que ratifican su especial relación a la que no debemos juzgar ni categorizar.

¿El amor no es una forma especial e intensa de amistad? Bruce Lee definió el amor como una amistad grabada fuego…

sarah linden de espaldas

Community Manager y Responsable en Marketing online. Licienciado en "Administración y Dirección de empresas" y en "Publicidad y RRPP" por la Universidad de Murcia. Máster sobre Marketing online en la Escuela Europea de Negocios. Apasionado del marketing, puedes seguirme en los blogs que administro. Sobre series de tv (SerieManiac.com) y fotografía (Atravesdemiespejo.com). Aficionado a la fotografía, las series de televisión extranjeras y al cine. Actualmente inmerso en una novela que estoy escribiendo. He disfrutado viviendo un tiempo en países como Australia, Irlanda, Inglaterra o Dinamarca.

Discussion21 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo con la critica que haces de la serie, mejor descrita imposible. A nosotros nos ha encantado toda la serie y sobre todo este final. Magnificos actores, guión, dirección y fotografía. La echaremos de menos y muchas gracías a Netflix por recuperarla y a ver si nos llega de una vez esta plataforma a España. Saludos.

  2. Me resulta incomprensible que ni el autor de esta página, ni el de ninguna otra que he visitado tras acabar la 4 temporada de la serie (y la serie) se refiera a Forbeydelsen, la original danesa que, al menos en su primera temporada, era muchísimo mejor que la copia. Y por tanto, es injusto darle a Veena Sud el mérito de un guión ¡que no es suyo! Salvo en la traslación, claro, y el guión técnico.

    • Hola Gonzalo en otros artículos sobre la serie The Killing sí que se habla de la original danesa. Aunque la tercera y cuarta temporada son completamente originales de AMC y Netflix. De hecho ese fue uno de los motivos que estuvo a punto de cancelar The Killing al final de la segunda temporada, el que se tuvieran que escribir episodios completamente originales.

      En esta ocasión, y sin que sirva de precedente, me quedo con el remake USA, The Killing es para mí una de mis series favoritas.

      Saludos

  3. ¡Vaya! Tocado, Cris. No sabía que la tercera y la cuarta fueran originales, siempre había creído que eran también adaptación de Forbrydelsen. Tu indicación me es muy útil, porque estaba a punto de buscar el DVD de ambas, y ¡me hubiera frustrado ni encontrarlos! Así que rectifico encantado: gran trabajo de Veena Sud, sobre todo en la tercera. Gracias, y sigue.

  4. Hola Cris. Acabo de terminar de ver el final de la 4.ta temporada. La verdad genial!!!
    Me quedé fascinada con la Pareja de ellos desde que Holder postergo todo y hasta el mismo por acompañarla dentro y fuera del auto en la temporada 2 donde el hijo de Sara huyo a casa de su padre. Ya ahi comenzaron esas miradas de amor desesperadamente tierno y pasional que Holder no pudo mas disimular al mirar a su compañera… Me encantó esa historia de Amor que desde entonces llevaban latente cada vez que se acompañaron y rescataron.
    Creo que fue una historia cruda respecto a lo extrañamente cerca que están el amor, la pasión y la muerte!!! Cuando en la tercer temporada casi se besan en el apto de Holder casi me tiro a la pantalla para besarlo yo!!! No podía ser mas evidente la pasión que mostraban esos dos!!! Ahí yo los hubiera hecho cruzar la frontera!!! Jajaja Tienes razón cuando dices que no trasmitían amor Romántico… Pero quien dijo que el único amor válido o el que mas estamos esperando es ese? Solo la pasión intensa puedo asociarla con ellos. Sin lugar a dudas me quedé con ganas de verlos vivir algo asi totalmente básico, instintivo pero con un amor que ellos ya saben demostrarse estando ahi para el otro. Gracias Cris por tus aportes

    • Muchas gracias por tus palabras Sandra, me ha gustado mucho tu reflexión sobre el amor y me alegra que te “llegue” mi forma de escribir. Es una auténtica pena que se haya terminado esta serie tan maravillosa… Espero verte a menudo en el blog y te invito a comentar más
      Es un placer escribir con comentarios como el tuyo!Saludos Seriéfilos 😉

  5. Hola Cris. Gracias por tu valoración. A mi me encanto la Serie, la senti, supongo me identifique con algo de lo que los protagonistas nos contaron. Desde el deseo, desde mi historia de vida, desde esa fantasía que nos preserva ese espacio y momento donde “podemos ser” lo que deseamos… O huir de lo que despreciamos…
    Y tu blog me encantó leerlo. No se si lo haces por simple gusto personal, pero tiene una calidad y calidez que debo agradecer lo compartas con nosotros.

    Saludos de una maniaca para otro maniaco!!!

    • Hola Sandra, muchas gracias por tus palabras, comentarios como el tuyo hacen que el todo el esfuerzo de escribir merezca la pena. Es fácil escribir así cuando hablas de lo que te gusta, por ejemplo de esta fantástica serie.
      Espero verte a menudo por aquí y que nos dejes muchos más comentarios de ánimo!! Saludos seriéfilos!

  6. Eloisa Jiménez

    Hoy termine de ver la serie, y me quede con un nudo en la garganta a punto de las lagrimas. Y en esa necesidad de desahogo, de conocer el sentimiento de otros encontré tu blog, que me ha parecido exquisito. Creo que has tenido la percepción de casi leernos el pensamiento.
    Realmente felicidades.

  7. Coincido totalmentencon tu análisis y tus gustos, Seven me llegó al alma, igual que el final de The Killing. Tienes una nueva fan.

  8. Creo que mi comentario llega algo tarde, je, je,je. Yo vi las 4 temporadas en Netflix como en 3 semanas aproximadamente, ayer vi el capítulo final. Esta serie me atrapó completamente, la relación entre Linden y Holder era tan especial y única que me producía mucha calidez verlos y afrontar las diferentes situaciones juntos, como dices en tu análisis, ellos son The Killing. Muy acertadas tus palabras, expresan lo que muchos sentimos al ver esta maravillosa serie. ¡Saludos desde Panamá!

  9. Acabo de terminar la serie.. Bastante más tarde que todos pero la amé. Coincido con tu análisis y aunque me hubiese gustado ver el beso en el final entiendo tu punto, es verdad. Cómo voy a extrañar a éstos dos personajes. Que bien logrados!
    Saludos!!

  10. Ayer terminé de ver la temporada final, he de confesar que desde que inicié a verla no pude parar, tu análisis de ambos personajes me ha encantado, disfruté cada episodio y el final, como la romantica que soy, me dejó muy feliz, imaginando que podrían terminar como pareja, pero tal vez no, ahora no lo sé, el casi es que así es como di con tu artículo. Gracias por tu análisis nuevamente!

    Saludos desde Monterrey, México.

    P.D. Has podido ver Crossing Lines? Es lo que veré ahora.

    • Muchas gracias por el comentario Verónica, me alegra que lectoras como tú coincidan con mi análisis, de verdad, que es una inmensa alegría para mí, sobre todo si se trata de series como the Killing que es una de mis favoritas. Crossing Lines la tengo guardada, será una de mis nuevas series para ver.
      Mil gracias y espero verte a menudo por aquí 🙂

Leave A Reply