Crítica de El despertar de la fuerza

2

Análisis de Star Wars Episodio VII

Y llegó el día en que se estrenó la esperadísima nueva entrega: Star Wars El Despertar de la Fuerza. Y parece que todos las revistas especializadas y demás filtraciones deliberadas que durante estos meses se han empeñado en transmitir un mensaje inequívoco estaban en lo cierto. La nueva entrega de Star Wars es un homenaje a las auténticas películas de Star Wars, las antiguas, esas que salieron de la mente de un brillante y rompedor George Lucas. Atrás quedan ya las ansias recaudatorias de ols tres primeros episodios (Episodio I, II y III).

¿Quién mejor para rescatar de la deriva a una franquicia anquilosada que el maestro JJ Abrams? Quizá Chistopher Nolan (Trilogía de The Dark Knight), pero eso hubieran sido palabras mayores.

JJ Abrams se ha convertido en un experto para renovar franquicias y refrescar productos que estaban en el complicado camino de la denostación. Ya lo consiguió con nota, con la nueva era de Star Trek, la otra gran saga galáctica que quería relanzarse para quedar adaptada a los nuevos tiempos, y ya de paso pescar en las intranquilas aguas de las nuevas generaciones trekie.

También hay que alabar el trabajo que hizo Abrams para homenajear a las cintas sci-fi del cine familiar de los ochenta, con la más que notable Super 8. Una película que no fue bien entendida por la crítica. Super 8 quiso rescatar una forma de hacer cine, y eso lo consigue sin ningún tipo de paliativos, amén de que el film fuera mejor o peor, que para eso ya hay opiniones de toda clase.

JJ Abrams es un maestro del entretenimiento sin mesura, del cine palomitero sin las pretensiones filosóficas de Nolan o Denis Villeneuve (director de las imprescindibles Prisoners y Enemy, dos clásicos inmediatos del cine) al que además pronto veremos dirigir la segunda entrega de la mítica Blade Runner, y en ese campo, hoy en día no hay nadie como Abrams.

El director ha demostrado estar a la altura del proyecto, pero lo que es más importante, entender perfectamente lo que significa el imaginario creativo del universo más importante de la historia del cine: Star Wars. Desembolsos multimillonarios aparte, al bueno de George Lucas le hacía falta alejarse del proyecto para dejar que éste pudiera avanzar. Star Wars se había convertido en ese viejo elefante que se ve superado por el resto de la manada, así que la distancia le permite que un mundo que tiene vida propia pueda avanzar.

actores de El Despertar de la fuerza

La saga clásica como referencia

Desde el principio JJ Abrams, lo tuvo claro, había que tomar las pelis viejas como referencia, pero sobre todo esa forma de hacer las cosas, ese know-how que el propio Lucas olvidó al lanzar la trilogía que sirve de precuela.

La historia que cuentan los tres primeros episodios era necesaria, pero parece que Lucas se hizo trampas al solitario y se dejo llevar por los cantos de sirena de las superproducciones facilonas que abundan últimamente en la industria de Hollywood, en una cada vez más evidente falta de ideas. Parece que la precuela respondía más a una necesidad de sacar películas por sacar, que a la necesidad de contar una historia, y eso fue un error que los fans de la saga no están dispuestos a perdonar.

El despertar de la fuerza rezuma ese aire único de la saga primigenia. Sí, es cierto, la tecnología es un recurso narrativo que sirve para complementar la historia que se quiere contar y no al revés, la segunda trilogía que estrenó George Lucas era un juguete roto que parecía querer evidenciar en cada plano el potencial técnico de Light and Magic olvidándose de los personajes de carne y hueso. Buena nota debería haber tomado Peter Jackson en su Hobbit repleto de fondos de plasma verde, olvidando la fuerza de sus actores y esos paisajes de su Nueva Zelanda natal que precisamente le otorgaron el éxito de la primera trilogía.

rodaje de star wars

JJ Abrams ha roto dos elementos fundamentales. Por un lado la película ya no está al servicio de la tecnología, sino todo lo contrario, y por otro, los personajes y la historia son el elemento fundamental en una franquicia que necesitaba avanzar. Esto que es una de las mayores virtudes, se convierte en uno de los defectos del filme, quizá el único, y es que El despertar de la fuerza peca de ser un continuo homenaje (a veces casi plano por plano) de otras películas como el Imperio Contraataca o El Retorno del Jedi.

La nueva trilogía se ha pensado como una nueva historia, de hecho avanza 35 años en el tiempo, así que creo que llegará mucho más lejos cuanto antes suelte el pesado lastre de homenajear a la que fueron sus estrellas, por momentos la cinta parece un continuo y obligado ir y venir de cameos de personajes míticos como Leia, Han Solo o Chewbacca, por no mencionar a R2D2 y sobre todo C3PO. Lo bueno es que Abrams resuelve con elegancia este aspecto y parece que empieza a limpiarse de un plumazo a estos personajes antiguos de cara a las siguientes entregas y a una más que posible segunda nueva trilogía (lo que sería el episodio X, XI, XII).

Spoiler:

Este esfuerzo por quitarse el corsé narrativo de las anteriores películas, se hace evidente en la escena en la que Han Solo muere a manos de su hijo Kylo Ren, una escena colosal que quedará grabada en nuestras retinas y que mata (de forma literal) dos pájaros de un tiro, adiós a uno de los personajes más emblemáticos de las primeras pelis y adiós a una historia que está enfrascada en sí misma. Lo mismo pasa con los droides, personajes fundamentales en Star Wars, el acierto creativo de BB8 es tan colosal que parece merendarse a los amados C3Po y R2-D2, en este nuevo episodio ya nadie los echa en falta.

Fin Spoiler

chewbacca y han solo

Rey y Finn: los nuevos héroes

Así pues, Abrams plantea un nuevo universo, cimentado por lo que serán sus nuevos personajes franquica: Rey y Finn, Finn y Rey. Su potencial es tan grande que da para hacer dos películas más y todas las que se quieran. Sobre ellos recae todo el peso de la cinta, con especial mención a Daisy Ridley (Rey) que se merienda con patatas (y a sus veintitrés añitos) al resto del cast con su sola presencia, aunque estemos hablando de Harrison Ford, Carrie Fisher o Oscar Isaac (Ex Machina, A propósito de Llewyn Davis).

JJ Abrams es un animal televisivo no tan próximo a Perdidos como la gente cree (el verdadero genio tras la cortina de Lost es Damon Lindeloff que ahora triunfa con la maravillosa The Leftovers) pero sí más cercano a otros proyectos como Alias o Fringe, y fiascos aparte como Alcatraz, que sabe que es lo que quieren los fans de Star Wars, sencillamente hace lo que cualquier fan hubiera hecho. A saber, cargarse de un plumazo los escenarios creados íntegramente por ordenador que no transmitían nada, devolviendo a Star Wars a los desiertos, a los bosques y a los paisajes nevados que todo el mundo añoraba. Por supuesto, se carga de un plumazo a personajes intrascendentes que han sido más odiados que otra cosa. Se acabaron las imbecilidades de Jar Jar Binks y deposita el contrapunto humorístico que toda peli de aventuras debe tener en sus personajes, y por ende, en sus héroes: de nuevo Rey y Finn.

Rey y Finn huyendo

Importancia de los actores y los escenarios naturales

Además, una producción cuidada. Abrams no da puntada sin hilo, no utiliza ningún plano de más, al César lo que es del César. El set de rodaje de nuevo lleno de monstruos de todo tipo de calaña y venidos de todos los rincones de la galaxia, se acabó lo de echar mano del ordenador para personajes centrales como Yoda o los droides, se ha vuelto a las maquetas, a los escenarios pintados a mano y a los actores embutidos dentro de los trajes de C3PO, RD2D y demás criaturas.

De hecho, para algunos personajes que exigían efectos especiales se ha recurrido al alma de actores tan brillantes como Andy Serkis (Gollum, King Kong o César) para encarnar al nuevo supervillano Snoke, a la oscarizada Lupita Nyong’o (12 años de esclavitud) como la vieja contrabandista de anteojos enormes Maz Kanata o a Gwendolin Christie (la Brienne de Juego de Tronos) encarnando a la Capitana Phasma sin ni siquiera quitarse el caso durante toda la película. Dstaca el hecho que incluso Daniel Craig aparezca en forma de cameo como un soldado imperial que vigila a Rey cuando es arrestada e interrogada (gag en el que Rey convence a un soldado para que sea desatada). Incluso Ewan McGregor (Obi Wan Kenobi) y el actor de doblaje de Yoda prestan sus voces para el momento flashback de la película en el que Rey encuentra el sable láser de Luke y en el que también oímos un montaje sonoro que recrea la voz en off del mítico y ya desaparecido Alec Guinnes (Obi Wan anciano).

Por supuesto, una fotografía sobresaliente, marca de la casa de JJ Abrams. Las primeras escenas de Rey robando chatarra en un crucero imperial destruido son simplemente perfectas, así como la batalla final en el bosque, el puente de vértigo del interior de la nueva Estrella de la Muerte en que Kylo Ren se enfrenta a Solo con un haz de luz rasgando la oscuridad o de hecho, el concepto artístico de la nueva Estrella de la muerte. Sobresalientes. La propia Daisy Ridley recuerda con cariño como el pequeño BB8 tenía más asistentes que las propias estrellas de Hollywood.

Y por último, el componente épico. Difícilmente vamos a encontrar en la precuela de Lucas, mayor veneración por los poderes de los Jedi. De nuevo la Fuerza está presente en todo el metraje, impregnando a cada uno de los espectadores en sus butacas.

Elementos negativos de El Despertar de la Fuerza

Por poner algunos peros, el némesis Jedi Kylo Ren todavía no imprime todo el miedo que debería dar un Jedi atraído por el reverso tenebroso, pero tiempo al tiempo, todo supervillano tuvo sus comienzos y si no que se lo digan a Walter White.

También es un defecto el hecho de que algunos cameos de las viejas estrellas parecen estar metidos con calzador o el hecho de que los nuevos embrollos familiares se entrelazan con demasiada facilidad y rapidez, al final va a ser que todos son familia y eso ya no sorprende a nadie. Pero el mayor de todos los elementos negativos, el hecho de que un no iniciado en la fuerza como es Finn pueda esgrimir una espada láser, me parece uno de los mayores sacrilegios que he visto en mucho tiempo.

malo de El despertar de la fuerza

Conclusión

Tras este extenso análisis de El Despertar de la Fuerza, subyacen varias cosas. Star Wars ha vuelto, y lo ha hecho con “fuerza”. Sin duda alguna el joven padawan JJ Abrams se ha convertido en todo un jedi, capaz de superar a su mentor George Lucas.

Además con la certeza y seguridad de que Disney sabe tratar bien a sus productos y a la espera de cómo funcionen los nuevos proyectos que se plantean en el futuro (spin off para la gran pantalla de Han Solo o del cazarrecompensas Boba Fett, series animadas y una más que posible serie de televisión) la franquicia tiene cuerda para rato, ha sabido dar un último vistazo atrás antes de dar el gran paso para contar una nueva historia basada en el universo Star Wars. En definitiva, JJ Abrams ha sabido coger lo mejor de cada trilogía para ponerlo al servicio del espectador que exigía lo mejor.

Así pues nos encontramos con una película fantástica, imprescindible, que te mantiene bien aferrado a la butaca de principio a fin y con la esperanza de que algo mejor está por llegar, se nota que Abrams viene del mundo de las series porque de todos los corazones de los espectadores, parece aflorar un estruendosos ¡Oh! con el último plano de la película, ese último plano o cliffhanger catódico al que los serie-maníacos estamos ya acostumbrados al devorar nuestras series favoritas, queriendo ver qué ocurre en el próximo “Episodio”. To be continued…Que la fuerza te acompañe amigo Abrams.

Community Manager y Responsable en Marketing online. Licienciado en "Administración y Dirección de empresas" y en "Publicidad y RRPP" por la Universidad de Murcia. Máster sobre Marketing online en la Escuela Europea de Negocios. Apasionado del marketing, puedes seguirme en los blogs que administro. Sobre series de tv (SerieManiac.com) y fotografía (Atravesdemiespejo.com). Aficionado a la fotografía, las series de televisión extranjeras y al cine. Actualmente inmerso en una novela que estoy escribiendo. He disfrutado viviendo un tiempo en países como Australia, Irlanda, Inglaterra o Dinamarca.

Discussion2 comentarios

  1. Muy bien! Lo difícil de esta película era encontrar el equilibrio entre mostrar la “repetición” de todo aquello que hemos echado tanto de menos y crear una trama original que explore este universo que adoramos desde una nueva perspectiva.
    El equilibrio era difícil de encontrar. Yo, personalmente, me alegro de haber visto una vez más a esos personajes míticos que comenzaron la historia… si, perdono el calzador. Algunos dirán que soy poco exigente, yo digo que soy un nostálgico.
    Por último, esperemos que tengas razón y la segunda película consiga realmente desanclarse de sus predecesoras y profundizar en los personajes mejor de lo que lo hicieron con Anakin en las precuelas.

    Me ha gustado mucho la crítica.
    Un saludo!

Leave A Reply